martes, 31 de marzo de 2009

ENTREVISTA A JAVIER BRIEVA

TAI CHI: ENTREVISTA
"Me acuerdo perfectamente de la jornada inaugural de los Campeonatos mundiales de Kárate que se celebraron en 1977 en el Budokan de Tokio y, concretamente, de la llegada del Emperador. Éste, hizo su entrada mientras sonaba el himno de Japón y tras él un numeroso séquito. Todos los grandes maestros que estaban en las primeras filas se pusieron de pie e hicieron una reverencia llena de respeto a la que el fundador de la era Showa, contestó con un leve inclinación de la cabeza. Hiro-Hito se fue hacia ellos y se detuvo únicamente con el Sensei Gogen Yamaguchi. Ambos departieron brevemente y mientras tanto, el único ruido de fondo que podía oírse en el enorme Budokan abarrotado de público, eran las máquinas fotográficas registrando el encuentro entre los dos mitos de la historia del país del Sol naciente".Esta es una de las muchas vivencias que jalonan la vida del veterano divulgador y practicante de artes marciales que es Javier Brieva. Su manera de ser extrovertida y su carácter atento y cosmopolita, lo convierten en alguien difícil de olvidar. La actual hornada de altos cargos del Kárate de Andalucía -a muchos de los cuales ha visto crecer- y los grandes maestros orientales afincados en España, se han habituado a su presencia en todos los eventos y competiciones de las últimas décadas. Si no está Javier con su equipo de TV o con su bloc de notas, parece que el acontecimiento no está completo. Impresionado por su larga experiencia como profesional de la comunicación, le solicito una entrevista para dejar constancia de sus anécdotas e impresiones. De lo que ha visto y conocido. Debo confesar que no fue fácil que accediera a la charla. Un cierto pudor le impide aceptar que él también es parte de la historia de las artes marciales en España.Nació en San Sebastián el 29 de noviembre de 1952, Sagitario en occidente y Dragón en oriente. Ha vivido en Bilbao, Madrid, Caracas y finalmente en Torremolinos (Málaga).¿Cuál fue tu primer contacto con las Artes Marciales?Pues tendría yo 9 ó 10 años, más o menos, en Bilbao cuando empecé con Víctor Manuel Gaspar Cortina, 7º Dan de Judo, uno de los grandes maestros del Judo español de todos los tiempos, alumno de Henry Birbaun, francés, introductor del Judo en España y residente en Barcelona, alumno a su vez y mano derecha en París de Minosune Kawaishi introductor del Judo en Europa antes de la guerra e inventor de los colores de los cinturones (amarillo, naranja, verde... etc.) a su vez Kawaishi fue alumno directo, ni más ni menos, que del señor Jigoro Kano creador del Judo en 1882 en que fundó el primer Kodokan (escuela de Judo), y extrajo las técnicas, como tu bien sabes, de distintos estilos de jujitsu tradicionales japoneses, quitó las más peligrosas que había por aquel entonces y convirtió lo que era una disciplina puramente guerrera en una disciplina fisico-deportiva como es el Judo: Ju - Do camino de la flexibilidad. Javier, habla rápida y apasionadamente, sin fisuras, atribuyendo a su interlocutor, con elegancia y a través de muletillas espontáneas "como tú bien sabes"... o "como tú conoces" el mismo extenso conocimiento que tiene él.Era el Judo - prosigue - el único Arte Marcial que podía practicarse por entonces. Algo más tarde conocí el Aikido y lo practiqué un par de años en Bilbao con Juan Pedro Poderoso de Blas y teniendo yo el cinturón azul o marrón, llegó el Kárate y empecé a practicarlo.Primero con Ishi, japonés, Shoto Kai, Universidad de Nansa o sea Shoto Kan puro, no la progresiva porque, como sabes, dentro del Shoto Kan en la Asociación Shoto Kai siempre ha habido dos ramas clásicas: la tradicional, presidida por el maestro Hironishi, alumno directo de Funakoshi Gichin, y luego la progresiva de Sideru Egami que en España estaba representada por Atsuo Hiruma en Madrid.Ishi vuelve a Japón y posteriormente llegó a Bilbao Sakai Sakakiwara y yo fui uno de los primeros alumnos que tuvo en el que entonces era el Judo Club Bilbao y que ahora se llama Judo Club Gaspar. Ahí empezó en el norte de España el Kárate y también en Santander con Hattori del mismo grupo de Sakakiwara. Posteriormente, un año después vino mi buen amigo y maestro Osamu Nomura que se instaló y sigue en Madrid.De esta manera me considero vinculado al Kárate Shoto Kan, rama Shoto Kai, aunque más tarde también estudié el estilo Goju Ryu con Jesús Espiga en Málaga bajo las órdenes corporativas del gran maestro Yosuke Yamashita.Sobre este punto quiero decir algo que espero no me interpretes mal. Llevo muchos años metido de lleno en el Budo, como practicante y como periodista y creo que lo conozco un poquito. Pero solo hay una persona en España a la que doy el usted, con mucho cariño, con mucho respeto y con mucha amistad sin embargo. Es al maestro Yosuke Yamashita 8º Dan de Goju Ryu en Madrid. Con él he vivido unas inolvidables experiencias en distintos países, pero no por esto puedo obviar su calidad humana... y guerrera, porqué no decirlo.¿Dónde tiene sus raíces esta vocación periodística y literaria?Durante mis estudios en el Colegio Santiago Apóstol de Bilbao, que ya no existe pero que fue durante años semillero de lideres políticos y económicos del País Vasco, se editaba una pequeña revista, "Enlace" recuerdo que se llamaba, la cual llegué a dirigir durante algún tiempo.Conseguí en mi juventud algunos premios de redacción, de declamación de poesía. Incluso uno nacional de teatro leído.He publicado en la editorial Alas, el libro "Historia, filosofía y técnica del Shorinji Kempo" del que ha salido una segunda edición y que fue el primer tratado en español sobre esta disciplina.Ahora reparto mi tiempo entre el periodismo económico y el referente a las artes marciales. Dos mundos distintos. ¿ Recuerdas cual fue la primera entrevista sobre Artes Marciales?¡Como no! Con quince años a mi maestro de Judo, Gaspar, para la revista del colegio a la que aludíamos antes.¿Y tu favorita?Hay varias, en distintas partes del mundo y por distintos motivos. Pero quizá la que tú sabes tiene un carácter especial. El encuentro con el Sihan Gogen Yamaguchi fundador de la escuela Goju ryu en el III Campeonato del Mundo WUKO del año 77 en el Budokan de Tokio. En el que tuvimos el privilegio de tener de anfitrión al maestro Yamashita que, cediendo a mis presiones para ver al Gato, como era conocido aquel mítico guerrero, nos acerco al Hombu Dojo y junto a Kikuchi 8º Dan y sempai de Yamashita y Jesús Espiga pasamos una tarde inolvidable en compañía de aquel anciano lleno de vigor y con una mirada de las que recuerdo haber visto muy, muy pocas. Aquel hombre que siempre vestía de manera tradicional, con su hakama y su pelo largo, inspiraba tal confianza y bondad que es difícil de olvidar su carácter único.La entrevista transcurre en un establecimiento de la cadena VIPS. Estamos sentados junto a una gran cristalera que da directamente a la calle. Javier habla conmigo sin perder el hilo, pero no le pasa desapercibida ni persona, ni detalle de lo que ocurre alrededor. Su mirada dura poco en un sitio. Observa, vigila, graba.¿Cuáles son tus circunstancias aquí en Málaga en este momento?Pues llevo afincado en la Costa del Sol veintiséis años. Me he casado con una andaluza con la que tengo dos hijas: Lara con quince años recién cumplidos y Sandra que tiene once y son malagueñas las dos.Fundaste un gimnasio que quizá se adelantó un poco a su tiempo...De aquella época tengo el bonito recuerdo de que varias disciplinas marciales llegaron oficialmente en Málaga a través de mi gimnasio. Por ejemplo el Kung Fu, con Miguel Padrón Acosta del estilo de la grulla blanca, el Muai Thai o boxeo tailandés con Javier Becerra de Marbella y Manolo García. El Shorinji Kempo con José María Abad que vino de San Sebastián, el sambo o lucha rusa empezó también en el Gimnasio Brieva. Aparte de esto, en Judo sacamos un olímpico, a Paco Rodríguez en 1984 en Los Angeles.Diversos estilos de Kárate también pasaron por allí, el Gen Sei Ryu con Muraishi, el Itosu Kai con Akihiro Mieno y el Goju Ryu con Antonio Avila y Lorenzo Marín. ¿Cómo ves la relación entre artes marciales y meditación?La meditación está en la base de la práctica, aunque esto no todo el mundo lo llega a comprender.En su momento te ayudará a encontrar esa pureza de donde partiste cuando comenzaste a entrenar.Hay un hecho referencial que confirma lo que te digo. Es bien sabido que el blanco es el color del principiante. Pues bien, una vez fallecido Jigoro Kano, el fundador del Judo tal y como lo conocemos ahora, sus alumnos le otorgaron la categoría de 12º Dan para que nadie nunca le igualara jamas. ¿A que color de cinturón crees que lo asimilaron? Pues a la del blanco, claro está.El tema del cinturón y el grado es muy controvertido por otra parte. Por ejemplo Fumio Demura aceptó el 7º Dan por orden de su maestro. Y hay una anécdota de Shitomu Oshima, de la rama americana del Shoto Kan, ya sabes, el que fue alumno directo de Funakoshi. Un personaje verdaderamente curioso al que entrevisté hace veinte años.Este hombre, ya provecto, es el que guarda la tradición de su estilo y por ello es muy respetado. Es 5º Dan ya que, se supone, su persona representa la esencia pura del Shoto Kan y si Gichin Funakoshi, el fundador, murió siendo 5º Dan, él no puede estar por encima del Maestro. Por tanto en la rama de Shoto Kan of América, que es la de Oshima, el máximo grado es 5º Dan.El máximo representante de esa rama en España está en Torremolinos y se llama Didier Cusler. ¿Qué caracteriza a un Maestro, según tu opinión?La sencillez, la humanidad, la accesibilidad, su forma de trasmitir lo que enseña con su mismo comportamiento y la dignidad que le envuelve y a la que no renuncia.Finaliza aquí la entrevista realizada a este profesional de la comunicación que, con la discreción propia de un ninja, hace por la difusión de las Artes Marciales, puras o de competición -él las ama por igual- más de lo que seremos capaces de agradecerle los que vivimos de o para ellas.
Por: Salvador Palomo
© 2009 CUIDATE.COM - T2V
Fuente : http://www.cuidate.com/mstentrevista.php3?num=5