domingo, 22 de febrero de 2009

ENTREVISTA A MASATOSHI NAKAYAMA

MASATOSHI NAKAYAMA: La Leyenda de la J.K.A.
Entrevista publicada en el nº1, Feb-88, en la revista Sensei.
Una entrevista exclusiva con el que fue jefe de la JKA. Fallecido el 15 de Abril de 1987. Por Loren Franck.
Pocas autoridades han sido tan distinguidas como el maestro Nakayama, él sirvio como jefe instructor de la Japan Karate Asociation por más de 30 años. Estudiante personal del desaparecido Gichin Funakoshi -el padre del Karate japonés, debido a que trajo el Karate de Okinawa a Japón- Nakayama empezó a estudiar el arte del Karate en la universidad de Takushoku, en Japón, en 1930. Obtuvo su certificado de esta universidad en 1937.
Como noveno dan en Shotokan. Nakayama, fue reconocido por todo el mundo como un autor de libros con éxito y un magnífico instructor de Karate. Viajó por todas partes del mundo, dando seminarios a muchos estudiantes interesados. Nakayama, fue llamado maestro por más de seis millones de practicantes de karate.
En esta entrevista exclusiva Nakayama a través de su intérprete Teruyuki Okazaki, un octavo dan de la JKA, nos lleva a través de un viaje sobre el Karate japonés. De sus experiencias personales, nos revela cómo era el maestro Funakoshi. Nakayama compartió sus esperanzas, discutió los problemas más grandes del arte, cómo creó los conceptos de los campeonatos de Karate y mucho más.
Pregunta: Usted dijo una vez que el propósito del karate no era simplemente luchar o ganar campeonatos, sino más bien percibir la verdad de la vida, ganar autoconfianza. ¿Está enfocado el Karate de hoy día hacia esto?
Nakayama: En mis viajes más recientes, he visto el verdadero Karate tradicional, el que yo quería ver. Pero he de decir que tan sólo he visitado escuelas JKA. Estas éstan manteniendo los conceptos del Karte tradicional del maestro Funakoshi. No he visto mucho Karate de otros sistemas, de modo que no puedo responder por ellos, pero a lo que a la JKA se refiere todo esperfecto. Cuando fui a Europa recientemente, los principios más importantes que yo enseñé, fueron los aspectos técnicos del Karate de Funakoshi. Cuand vi los clubs de la JKA, los dojos y las organizaciones, éstos estaban manteniendo todos los principios tradicionales. Estuve muy contento de ver que las cosas eran así.
P: Parece como si Funakoshi hiciera incapié tanto en los aspectos filosóficos y espirituales del Karate, como en sus técnicas de combate. ¿Esto es así?
N: Sí, yo estudié bajo la mirada del maestro Funakoshi durante muchos años. Antes de que él llevara el Karate a Japón desde Okinawa, este era tan sólo un sistema local. Una vez que trajo el karate a Japón, y después de ver las artes tradicionales japonesas, como el Kendo, el judo, etc., el maestro Funakoshi diseñó el Karate de forma que llegara a ser muy popular. El tenía la habilidad técnica y filosófica para hacer esto y para conseguir que la gente aceptara sus ideas sobre el Karate, de forma fácil. Esta fue una de sus mayores contribuciones a las artes marciales. Este es el motivo por el que yo digo que el maestro Funakoshi era tan grande y tan buen filósofo, como gran técnico. En el lado espiritual del karate, mucha gente mira la superficie del arte simplemente viendo las técnicas violentas, las de pateo, puñetazos, de golpeo, etc. Ellos ven el Karate como algo, tan solo, sumamente peligroso. Para el maestro Funakoshi combinó las técnicas del karate con el budo tradicional (el camino marcial) para poner la esencia del Budo dentro del karate .un camino real de artes marciales-, esto es por lo que los alumnos del maestro Funakoshi no tienen ideas violentas. El enseñó que el karate era defensivo, nunca ofensivo. Cuando el maestro Funakoshi estudió en Okinawa, uno no podía hacer pública su práctica del karate. No era para todo el mundo y era un secreto. Los practicantes de Karate eran como una sociedad secreta, pero el maestro Funakoshi abrió el karate al público y probó que sus técnicas eran efectivas. Igualmente el maestro Funakoshi presionó e hizo incapié en los aspectos técnicos del Karate, sino que enfatizó el arte desde un punto de vista filosófico. Para él, el Karate tenía una esencia filosófica que podia ser extrapolada a las vidas de todos sus estudiantes. En otras palabras, el Karate era un camino de vida: un karate-Do. De otra forma, tan sólo tendríamos Karate Jitsu, lo que es simplemente un arte de lucha. El maestro Funakoshi hizo esta distinción.
P: ¿Cómo era Funakoshi personalmente?
N: A primera vista, parecía muy viejo. Nadie podía pensar que el era un gran maestro. Igualmente era muy humilde. El siempre pensó que era necesario seguir estudiando, y esto fue un ejemplo muy grande para todos los genuinos artistas marciales. Algunos maestros, una vez que ellos alcanzan un cierto punto, les gusta mostrarlo a los demás. "Yo soy cinturón negro quinto dan y el más fuerte que hay en el mundo" suelen afirmar. Semejante comportamiento no tiene nada que ver con la filosofía del maestro Funakoshi. El no necesitaba demostrar nada a los demás. Una vez que él vestía el karategui y entraba en el dojo era totalmente diferente, muy directo. Seguía sin mostrar esta actitud pero cambiaba drásticamente. Cuando yo estudié con él tenia alrededor de 60 años. Durante aquel tiempo, edad semejante era considerada como muy mayor. Cuando él estaba en el dojo, parecía como si cualquiera de sus movimientos pudieran destrozar cualquiera de las cosas que había alrededor, así eran de buenas sus técnicas. Una vez que él acababa el entrenamiento volvía a su misma actitud de humildad. El maestro Funakoshi siempre dijo que la etiqueta de un artista marcial era muy importante y este era el verdadero signo del karateka. Esto es por lo que Funakoshi no tenía semejanza con los llamados grandes maestros reales. El no mostraba ese tipo de actitud exceptuando en el Dojo. En Japón nosotros tenemos 4 estaciones, primavera, verano, otoño e invierno. En primavera los pájaros cantan, las hojas aparecen en los árboles y existe una buena atmósfera en el aire. La primavera en japón hace que la gente se relaje y así es como era el maestro Funakoshi. Una vez que uno estaba cerca de él, la atmósfera llegaba a ser como la primavera. ese es el tipo de personalidad que tenía, el tipo de carácter que mostraba. Una vez que él entrenaba en la habitación todo el mundo se relajaba.
P: ¿Cómo fue se elección para reemplazar a Funakoshi como instructor jefe de la JKA?
N: Cuando el maestro llegó a ser muy mayor, él sabía que tenía que elegir a alguien para reemplazarle. Por supuesto, él era la cabeza visible, el gran maestro de la JKA, pero el instructor en jefe debía estar moviéndose constantemente, enseñando, entrenando y haciendo muchas otras cosas. Pero el maestro Funakoshi era muy mayor y no podía desarrollar todas estas actividades como una persona más joven. Por aquel entonces la JKA llegó a ser estructurada en conjunto como una organización verdadera. Había un consejo de directores, el cuerpo gobernante más grande de la organización, y fue este directorio quien me designó como instructor jefe de JKA. Esto fue en 1955, desde entonces he seguido la tarea del maestro Funakoshi como instructor en jefe de JKA y he continuado enseñando sus filosofías.
P: ¿Entonces Funakoshi no le designó a usted de ninguna manera en ese puesto?
N: No, fue el consejo de directores el que hizo esta designación. Por supuesto, este consejo estaba compuesto al cien por cien por estudiantes y practicantes de Karate del maestro Funakoshi. Aunque ellos eran practicantes muy antiguos de Karate que habían entrenado con él, yo era uno de los pocos que seguía entrenando muy duro.
P: ¿Cuando llegue su momento de retirarse será el método de elegir a su sucesor de la misma manera? ¿Será el consejo de directores de la JKA quien designe a alguien de igual forma que le designaron a usted?
N: Sí, el consejo de directores decidirá quien será el próximo instructor en jefe de la JKA.
P: Usted tuvo experiencias enriquecedoras en japón hace muchos años con agentes del servicio americano. ¿Podría contarnos algo sobre ellas?
N: No mucho. En 1952 los EEUU tenían un comando estratégico aéreo con una delegación en Japón para estudiar el Judo, el Karate y el Aikido. Estos atletas eran algunos de los mejores de este comando. Muchos de ellos eran profesionales; eran grandes, fuertes y con buena salud. Ellos preguntaban muchas cuestiones como "por qué hace esa técnica de esa manera", por qué, por qué, por qué. En realidad preguntaban mucho. Pero por ejemplo los artistas marciales tradicionales en Japón, no preguntan ningún tipo de cuestión. Ellos simplemente hacen lo que sus instructores dicen. Pero los americanos preguntan muchas cuestiones, yo tenía que contestar a todo lo que ellos preguntaban. Sin embargo, de rebote, yo obtuve un gran beneficio porque tenía que responder a todas las cosas directamente. Incluso más, tenía que explicar mis contestaciones en términos de ciencia o medicina. Cuando yo lo hacía, los americanos comprendían perfectamente lo que yo estaba diciendo. Yo no debía mostrarles simplemente las técnicas, sino que se las tenía que explicar. Cuando llegué a ser instructor en jefe en 1955, me di cuenta que mi experiencia con el comando americano me había ayudado en gran manera debido a que el trabajo de instructor en jefe requiere mucho conocimiento en ciencia y medicina. Tal conocimiento es necesario para enseñar de una forma efectiva. Es así como uno puede explicar por qué ciertas técnicas funcionan y no tan sólo mostrarlas físicamente. Es esto por lo que yo creo que mi experiencia con este comando en 1952 fue una gran experiencia. Igualmente fue divertida; aquellas personas que estaban al servicio americano querían comprobar que el Karate funcionaba. Ellos medían mas de 1'85 y yo tan sólo 1'60. Comparado con ellos yo era muy pequeño y ellos querían que yo probara que lo que les estaba enseñando funcionaba. Después de que derroté a algunos oponentes bastante más grandes que yo, demostrando la aplicación real de las técnicas que estaba enseñando, al final llegaron a creer. Allí fue cuando yo expliqué que el Karate no es sòlo fuerza sino técnica y concentración. Este es el motivo por el que una persona más pequeña se puede defender de alguien que es mucho más grande.
P: ¿No es usted el responsable de haber creado el concepto de Karate de competición?
N: Sí, yo comencé con esa idea en 1957. Por aquel entonces tan sólo en Japón. Comencé este tipo de campeonatos porque el sistema tradicional de los combates en Budo, un luchador muere. Pero en nuestra sociedad actual no podemos hacer esto para probar nuestras técnicas. Esto es por lo que yo comencé con los campeonatos, de forma que uno pudiese probar la efectividad de sus técnicas sin matar al adversario, de la misma manera que se hace en lucha, boxeo o cualquier otro deporte. Cuando yo tuve la idea de los campeonatos de Karate, fui a consultar con el maestro Funakoshi. El me contestó que los campeonatos no eran una buena idea. Existían otros grandes maestros de Karate que estaban en contra de estos campeonatos, pero aun así yo insistí. "Si no tenemos campeonatos nosotros no podemos probar nuestras habilidades", fue lo que le dije. Normalmente uno practica en le dojo, practicamos Katas y combate entre los miembros del club. Cuando uno llega a ser serio con respecto al karate, uno tiene que probar que sus técnicas funcionan contra gente desconocida. Finalmente, mucha gente mal entiende y mal interpreta los campeonatos. Piensan que el único propósito de estos campeonatos es ser el campeón. Esto no es verdad. Vencer en un campeonato es tan sólo una parte de tu entrenamiento en karate.
P: ¿Se encontraba usted de alguna manera incómodo después de haber creado este monstruo del karate de competición?
N: Dos cosas fueron lo que me intrigaban. Primero estaba preocupado porque hubiera un serio accidente en el campeonato, que no hubiera control y que los competidores llegaran a golpearse realmente unos con otros. Segundo, una vez que uno empieza un campeonato, debemos tener reglas. Una persona que le guste vencer estudiará las reglas hasta tal grado que puede olvidar el karate real, el karate tradicional. Y pensar tan sólo en vencer. Ahora los campeonatos están siendo muy populares y están alrededor del mundo, estoy contento de ver que las reglas de los campeonatos de la JKA, mantienen las técnicas tradicionales de las artes marciales. Aun así existen unos pocos competidores que sólo piensan en cómo llegar a ser campeones y ese no es el verdadero sentido del karate auténtico y su filosofía. En esta sociedad, los campeones siempren son héroes y desafortunadamente mucha gente joven que entrena en Karate entrena simplemente para vencer. Estoy muy preocupado sobre esto. Los instructores tienen la responsabilidad de enseñar el verdadero Karate. El Karate es como una montaña alta. El Karateka está para escalar y llegar a la cima de esa montaña. Pero nosotros no podemos ver lo grande y lo alta que es esa montaña, tan sólo podemos y debemos escalar para encontrar la cima. Este es un largo camino, algo que no viene automáticamente después de haber ganado campeonatos. Yo siento esa responsabilidad con respecto a hablar de los campeonatos, y cuál es su verdadero propósito debido a que yo soy el que los comenzó. Igualmente muchos competidores en campeonatos hoy día rechazan el principio del Kime, el momento cuando uno alcanza el blanco con toda su fuerza corporal. Muchos competidores de campeonatos olvidan ciertas técnicas muy importantes como éstas.
P: Algo que ha surgido recientemente es un número de instructores americanos entrenados por japoneses que se están separando de la JKA para formar la JKA americana. ¿Que opina de esto?
N: No estoy muy preocupado, ellos dejaron la JKA y considero que la JKA es el mejor camino. Ellos tienen otras ideas pero deben entender que nuestros fines son lo que creemos que es el karate real. Esta gente tiene ideas diferentes, así pues una vez que han dejado la JKA no debían utilizar el nombre de la JKA nunca más.
P: ¿Entonces a usted le gustaría que la JKA americana cambiara su nombre?
N: Sí, tan sólo que ellos no usen el nombre de JKA. El maestro Funakoshi me pidió mantener la JKA de esta forma, si alguien no está de acuerdo con ello están libres de irse a cualquier otro sitio y hacer lo que ellos quieran. Pero no deben usar el nombre de la JKA. Todo el mundo que esté de acuerdo con la filosofía del maestro Funakoshi ayudará a otro, si ellos no lo hacen están libres para hacerlo. Esta gente tiene ideas diferentes pero tal vez otro día, en el futuro, entiendan a los demás.
P: ¿Cuál fue el propósito de Funakoshi al establecer la JKA?
N: Como he dicho antes, las artes marciales tradicionales no estaban abiertas a mucha gente. Sin embargo las ideas del maestro Funakoshi eran totalmente diferentes. El era un hombre sabio, inteligente y con una mente muy abierta. Creía que el karate debería estar abierto a todo el mundo; él quería que todo el mundo conociera el arte. Si usted tiene una buena medicina es lógico que la comparta con todo el mundo: Este es el por qué, el accedió a formar una asociación, y esto es por lo que creó la JKA. Nunca mencionó nada respecto a un estilo en particular. Por ejemplo algunos tienen el estilo goju, mientras que otros tienen el estilo wado. Pero él nunca enseñó ni extendió la idea ni la necesidad de los estilos. El tan sólo se refería como "arte marcial japonesa". Incluso yo nunca digo el "estilo shotokan". Shoto significa calígrafo, y aquellos que estudiábamos bajo su tutela muy a menudo entrenábamos en su casa.
P: ¿Cuál es el problema más grande que ve usted en el Karate actual?
N: El Karate ahora es muy popular y mucha gente está participando y lo practica. En suma a los problemas con los campeonatos, pienso que cada participante que entre en la práctica del Karate debe primero buscar el Karate tradicional, el verdadero, el real y entonces competir si lo desea. En la JKA, se permite más contacto que en otras organizaciones. De esta forma el público puede ver cómo se usan este tipo de técnicas. De ellos pueden ver un buen Karate tradicional. La JKA está preocupada por el entrenamiento básico, las técnicas de uke defensa, de suki golpe de puño y de geri golpe de pierna. Todas estas técnicas deben tener una base muy fuerte. Cuando los competidores tienen estas técnicas tradicionales fuertes y desarrolladas a un alto nivel, entonces están cualificados para competir. No tan sólo han de ser capaces de marcar un punto. El público puede ver la diferencia que existe en los campeonatos entre un movimiento corporal real, con fuerza, con técnicas tradicionales de Karate y los movimientos que tan sólo están dando vueltas alrededor del oponente. La gente conoce la diferencia que existe entre el Karate real y aquel que no es.
P: Como última pregunta: ¿Cuál sería su consejo para las generaciones venideras de estudiantes de Karate?
N: Creo que debo decirles, e instarles a que estudien los verdaderos principios del karate autentico. Yo no creo en la idea de que la edad limita cuando hablamos de estudiar Karate, tampoco importa si es un hombre o una mujer. Mucha gente joven estudia Karate para mantener una buena condición física, mientras que otros estudian el arte tan sólo para defensa personal. Pero hay una finalidad por encima de todo en Karate, buscar la perfección del karate. Es correcto estudiar el Karate por medio de esas razones, pero hay un fin superior por encima de esas razones. En agosto pasado en Japón, tuve que enseñar en un encuentro de más de 3.000 karatekas. Muchos de ellos querían llegar a ser campeones. Algunos tan sólo querían ser buenos en defensa personal. Yo dije a todos aquellos chicos que eso estaba muy bien, pero que el fin final del Karate es llegar a ser una buena persona. Ellos comprendieron y ello me hizo intensamente feliz.
Foto: Norbert Schiffer, Berng Lottner
Ray Dalke, presidente de la American JKA: Nakayama fue la cabeza principal de la JKA y no hay nadie que pueda desempeñar ese cargo, como él lo hizo. Todo el mundo veía a Nakayama como alguien superior, porque estábamos allá de las diferencias políticas. Su ambición más grande, y por la que trabajó hasta su muerte, era la unificación de la JKA. Era la única persona bien recibida en cualquier dojo JKA, sin importar la rama en el que éste se encontrara. Hemos perdido un gran hombre y creo que la JKA se encuentra en un grave apuro sin él. Deseo que la JKA sobreviva y superemos juntos esta tragedia aunque no veo que pueda ser así.
Teruyuki Okazaki, presidente de la International Shotokan Karate Federation: Nakayama hizo un gran trabajo para mantener y enseñar los principios del gran maestro Funakoshi. Ayudó a extender la enseñanza del Karate a través de todo el mundo y a modernizarlo por medio de una investigación de los aspectos científicos detrás de los principios. Estaba totlamente dedicado al karate; fuera de su casa durante seis meses al año, viajando por una sola causa: la JKA. Creo que a su edad todo ese esfuerzo ha sido demasiado, pero tenía un espíritu que le mantenía trabajando. Será echado de menos por todos los practicantes de Karate en el mundo.
Hidetaka Nishiyama, director de American Amateur Karate Federation: Es una gran pérdida, pero la influencia de Nakayama vivirá a través de cada persona que estudió con él. Será recordado y una parte de él estará siempre con nosotros.
Randall G. Hassell, director ejecutivo de la American JKA: Nakayama fue responsable de dos aportaciones importantísimas al Karate japones, proveyendo de las bases teóricas para la enseñanza e inventando el deporte del Karate como es conocido en la actualidad. Mucha gente en Japón intentó organizar competiciones de Karate, pero fue Nakayama quien sistematizó el deporte. Creó un sistema de valoración para las competiciones de Katas, el cual es usado en todos los sistemas, y formuló las reglas del Shiai Kumite. Era el más antiguo estudiante de Funakoshi en activo, y por supuesto el discípulo principal de éste. es una pérdida terrible para el Karate y jamás podrá ser reemplazado.