domingo, 6 de diciembre de 2009

LOS PRINCIPIOS DEL SHOTOKAI Y SHOTOKAN:UNA BREVE APROXIMACION



Autor: Sensei Mitsusuke Harada
Traducción: Iñigo López

El estudio de la historia, incluso cuando no está relacionado con elementos a nivel mundial sino con nuestra propia historia familiar o del grupo al que pertenecemos, ha sido siempre algo fascinante, puesto que refuerza nuestro sentido de pertenecer a una tradición, a un linaje. Pero desafortunadamente es frecuente, por no decir siempre, bastante difícil confirmar la verdad de la información que tenemos en esas materias. Los eventos pasados no son siempre recordados con exactitud en el momento que ocurrieron, y después los recuerdos tienden a estar tapados por las emociones, pasiones, y en ocasiones por mero olvido. Pero para minimizar el riesgo de distorsionar los hechos debemos intentar dar lo mejor de nosotros para obtener los más datos posibles de los testigos vivos cuando sea factible. Referencias cruzadas son una gran ayuda para determinar la verdad de una materia. Nuestro tópico es la historia del karate tal y como se desarrolló antes y después de la II Guerra Mundial. Siento que es importante que podamos marcar bien algunos detalles de manera correcta, y eso mucho más después de estar leyendo autoproclamados estudios y artículos históricos que contienen ideas y teorías que sé que son en el mejor de los casos mal informadas. Un reciente viaje al Japón donde me encontré con alguno de mis senior que aún están vivos, me permitió confirmar la información que pongo en este escrito.
Así, tal y como alguno de vosotros sabrá ya, cuando Funakoshi Gichin, o O´sensei como le solíamos llamar, vino a Japón en 1922 enseñó a un grupo de alumnos que se llegaron a conocer como Karate Kenkyu Kai o “El circulo del estudio de Karate”. Entre este círculo de gente alguno, como Shimoda Takeshi san, fueron luego a enseñar a las universidades donde la actividad se desarrolló. Pero parece que cuando llegó a establecerse un sistema estándar de reconocimiento de grados, cada universidad estableció su propio modo de determinar las capacidades. En cualquier caso, sé que 7 de esos primeros alumnos obtuvieron su 1er dan en 1924, pero desafortunadamente todos mis intentos por conocer quienes eran esas personas han fallado, porque ninguna de las personas con las que contacté (por ejemplo Mizukami san, uno de nuestros senior en la universidad y contemporáneo de Okuyama San), tenía un solo rastro de esas primeras distinciones.
Sin embargo, en 1934, Shimoda San murió repentinamente de neumonía, y varias universidades reclamaron que el hijo de O´Sensei, Yoshitaka, se hiciera cargo de dirigir la instrucción, el cual rehusó al principio porque su trabajo le tenía bastante ocupado. Pero posteriormente rectificó y aceptó el puesto. En esos tiempos, como no disponían de sus propios Dojo, todos los grupos alquilaban habitualmente casas que usaban para practicar, con la lógica consecuencia de las quejas de los dueños por las molestias causadas. Así que, padre e hijo pronto estuvieron de acuerdo que era necesario construir un Dojo para la practica de karate, y esa es la razón por la que el grupo familiar creó la organización que debía supervisar la operación y llevar las cosas después. Así en 1936 se creó La Gran Karate do Shotokai del Japón. En esta organización a Funakoshi Gichin se le dio el titulo de Presidente mientras su hijo recibió el de Vice-Presidente.
Consecuentemente, está organización consiguió los fondos necesarios y en 1938 el Dojo se construyó, mientras que la inauguración oficial ocurrió un año más tarde, en Enero de 1939, en cuya ocasión se le dio al lugar el nombre de El Gran Karate Do Shotokan del Japón.
Después de esto, por supuesto, se establecieron muchas reglas dentro de la organización, incluyendo un sistema de grados hasta 5º dan como el grado más alto a considerar. Con Yoshitaka al cargo varias creaciones nuevas aparecieron en el entrenamiento, tales como Ten-no-kata, Los Kata Taikyoku así como el kata de Bo, Matsukase. Parece ser que nadie recibió en ese tiempo el grado de 5º dan, el más alto dado era 4º, mientras que para aquellos que practicaban en las universidades el grado máximo era 3º, lo cual es comprensible, por la normal duración de las carreras, que se limitaban a ser relativamente cortas. Era asimismo bastante duro continuar entrenando una vez que te habías unido al mundo laboral, debido a que tenías muy poco tiempo libre para entrenar, y Yoshitaka encontró grandes dificultades para encontrar personas que estuvieran disponibles y con capacidad para ayudarle.
Mientas tanto, es cierto que entre la gente que practicaba entonces la palabra Shotokai era raramente mencionada y todo el mundo usaba Shotokan Dojo cuando hablaban acerca de su grupo. Pero desafortunadamente todo se acabó en Abril de 1945 cuando el llamado Shotokan Dojo fue destruido en un bombardeo, poniendo fin a todas las actividades. Debéis saber ya por mi libro Reminiscences lo que sucedió en lo que a mí respecta, pero parecían que habían acabado todos los intentos y propósitos de la mayoría de los alumnos.
Sin embargo, en 1946 en Waseda, muchos estudiantes que habían vuelto del servicio activo querían volver a entrenar. Todos sabemos que había una prohibición sobre todas las artes marciales impuesta por los americanos, pero en Waseda, el profesor Ohama que era director de la sección de Karate, que originalmente vino de Okinawa, siendo un amigo intimo de O´sensei, intentó de poner en marcha todo de nuevo. Así, Hironishi san y Kamata san (Watanabe) se juntaron y después de un cierto numero de negociaciones las autoridades universitarias reconocieron el karate como parte de la unión atlética. Naturalmente otras universidades se unieron: Keio, Chuo, Sen Shiu, y esto principalmente en 1946/1947. Aún así, debemos tener en cuenta que el ministro de educación no reconocía el karate, pero como esas universidades eran privadas podían hacer bastante lo que querían.
Entre las universidades Takushoku tenía una dificultad añadida porque no podía sobrevivir con el nombre que significaba universidad colonial, un concepto, como es obvio, que no era muy apreciado en el periodo de post guerra y que era despreciado por muchos como reminiscencia del expansionismo colonial. Así que tuvieron que cambiar el nombre a Koryo. En todo caso, en lo que al karate se refiere ellos empezaron más tarde pero se mantuvieron muy activos y organizaron su propio sistema de grados también.
Se hacía patente para muchos que se necesitaba algún tipo de control sobre todo esto, y ya en 1948 la universidad de Waseda tomó la iniciativa para intentar organizar una Federación de estudiantes de Karate uniendo a la mayor parte de los karateka Wado ryu y Shotokan, pero no funcionó. Así después, el 27 de Mayo de 1949. se creó la Asociación de Karate Japonesa (JKA) con una invitación al wado-ryu a unirse en una especie de unión de karate, un sistema de confederación que podíamos entender fácilmente en esos tiempos de la unión europea. Desafortunadamente para el karate Wado-ryu rehusó unirse y el grupo Shotokan se quedó solo de modo que no quedaba mucho de una unión. Esto explica porque después JKA se llegó a asociar solo con el grupo Shotokan.
De todos modos, tal como quedó, su presidente era el ex marqués Saigo (toda la nobleza japonesa había perdido sus títulos después de la guerra), mientras Funakoshi Gichin actuaba como supremo consejero técnico, y los “viejos chicos” se unieron al equipo como directores. Se puso en marcha un sistema de grados bi-anual con sesiones en primavera y otoño (por ejemplo Oshima obtuvo su 3er dan de la JKA). Pero todavía, durante todo este tiempo Funakoshi mantuvo la karate do Shotokai a la que él estaba fuertemente unido, y la usó regularmente.
Por ejemplo, podemos decir que al tiempo que la JKA agrupaba principalmente a los grupos universitarios, y que algunos de los alumnos de O´sensei enseñaban privadamente y no era fácil para ellos unirse a las universidades que tendían a ser bastante exclusivas. Así, cuando ellos le pedían a O´sensei grados él firmaba como Presidente de la Karate Do Shotokai de Japón, y prueba de ello se puede encontrar en mi propio diploma de 5º dan que esta firmado por él al final de los 50 (fotos de este documento ya han sido publicadas en mis libros previos).
Entonces, uno de esos grupos privados, La compañía de ferrocarriles de Tokio quiso tener su propio Dojo. Un antiguo estudiante de la universidad de Chuo, Kobayashi san estaba trabajando entonces en esa compañía, así que le pidió ayuda a Takagi Jotaro (originalmente de Chuo también), y así es como se creó el Tokyu Dojo, con Funakoshi como Sihan, mientras Shigeru Egami era el instructor asistente. Después de que O´sensei muriera Egami llegó a ser el instructor jefe con varias personas actuando como asistentes. Desafortunadamente, debido a que los trabajos les tenían bastante ocupados, estaban siempre cambiando, lo cual, y todavía lo es, una situación siempre difícil en lo que se refiere a la practica puesto que no ayuda a tener una continuidad.
Esto es por lo que uno de los asistentes ascendió, y este es el momento cuando Egami, a pesar de sus intentos y deseos, paró de entrenar después de sus operaciones al final de los 50. Fue Aoki quien se las arregló para tener cierta influencia sobre el grupo y orientó posteriormente la practica a lo que se llegó a conocer como Sogo Budo (y después Shintaido). Pero esta evolución ganó muy poco crédito y gradualmente los miembros del Dojo disminuyeron al punto que en 1968 la compañía decidió cerrarlo.
Volviendo a O´sensei, su muerte, como probablemente sabéis, fue una fuente de problemas que nacieron de la pregunta de quien organizaría su funeral. O´sensei había mantenido la Shotokai y la JKA como entidades separadas todo el tiempo, y los lideres de la JKA sentían que debían organizar ellos el funeral, pero el hijo mayor de O´sensei Yoshihide (entonces Presidente de la Shotokai), se negó, lo que hizo que la Shotokai se hiciera cargo de los preparativos, provocando consecuentemente el malestar y reacciones que todos conocemos.
De todos modos, el Tokyu Dojo llegó a ser bastante grande en esos tiempos, llegó incluso a alcanzar la impresionante cantidad de 1.000 miembros. Ellos usaban también el nombre Shotokai y solicitaban sus grados de Egami bajo el encabezamiento de Nihon Karate Shotokai (la palabra Gran se había eliminado de su primera nominación). Paralelo a esto, los viejos chicos de la universidad de Chuo, habiendo vuelto a sus casas y a otras áreas al acabar sus estudios, comenzaron a abrir Dojos a lo largo del país, y esta gente que tenía gran respeto por Egami expresaron su deseo de crear una asociación. Esto es por lo que en 1958 la Nihon Karate-Do Shotokai llegó a ser una asociación de Karate con Yoshihide como Presidente.
Por entonces el karate se estaba extendiendo por el extranjero, y yo ya estaba en Brasil donde yo había creado, con el permiso de O´sensei, la Brasil Karate-Do Shotokan, usando el término que habíamos mantenido de nuestros días de la universidad. Pero por otro lado, los miembros de la JKA, queriendo expresar su independencia, decidieron hacer de la JKA una entidad de karate separada, con ramas en Europa y otros lugares, negándose a mezclarse con otros grupos. Incidentalmente, me parece que este particular contexto confuso fue el origen del conflicto que enfrentaron a Oshima con Nishiyama en los Estados Unidos.
Mientras tanto, la Shotokai se había desarrollado como tal y Hironishi llegó a ser su presidente mientras que el jefe instructor técnico era Egami. Entonces fue cuando yo estaba en Bruselas al principio de los sesenta que Egami me dijo que ahora pertenecíamos oficialmente a la Nihon Karate-Do Shotokai lo que explica porque después, en 1966, mi propio grupo de Gran Bretaña se registró como Karate-Do Shotokai-UK
Si no les importa, en este punto me gustaría explicar un poco lo que yo considero que es nuestra herencia y la tradición a la que pertenecemos, así como el objeto real de la Shotokai:
La real revolución Shotokan , si puedo decirlo así, vino con Yoshitaka. Era una cuestión de ética y filosofía tanto como una nueva aproximación técnica, todo ello bastante diferente de aquello de su padre que enseñó en términos de educación física mientras el estaba definitivamente buscando la parte más marcial del arte. En esta búsqueda los compañeros de Yoshitaka fueron Egami y Okuyama que practicaron con él diariamente durante bastante tiempo – un punto que he confirmado de nuevo en mi última y reciente visita a Japón donde hemos tenido la oportunidad de hablar e intercambiar puntos de vista en nuestra aproximación. Yo posteriormente practiqué con dos de esos senior, así que creo que puedo fácilmente reclamar que mi trabajo es de la línea de Yoshitaka a quién conocí antes de la guerra como un joven alumno en el Shotokan Dojo. O´sensei creía y confiaba en su hijo (y como sabemos, se vio muy afectado por su muerte), y así ciertamente no hay una traición al padre en este método.
Del mismo modo, es con esta idea de fidelidad en la mente que algunos seniors decidieron recrear el Shotokan dojo tal como estaba antes de la guerra, bajo el control de la Shotokai. Así, en enero de 1976, el nuevo Dojo llevando el nombre de Shotokan fue abierto en Tokio con Egami como primer director y Takagi Jotaro como segundo. Takagi san solía ser el capitán del equipo de karate en la universidad de Chuo en 1947 e incidentalmente fue uno de los últimos alumnos de Yoshitaka, así que él conoce también perfectamente lo que habla al referirse al entrenamiento de Yoshitaka y su nivel. A este respecto no estamos en absoluto imaginando cosas, y algunas discusiones que he leído recientemente en una revista comparando a los actuales campeones del karate con esos maestros son simplemente especulaciones sin sentido.
Sin embargo, Egami creía, como lo hace Takagi san todavía, que el camino que estaban siguiendo era el real; pero desafortunadamente en parte debido a algunos episodios que mencioné antes, es cierto que el nombre Shotokai ahora cubre diferentes realidades lo que está confundiendo a la mayor parte de la gente. La evolución Sogo Budo ha debido tener sus razones e ideas, pero hay una cosa que es segura, no era el karate de Yoshitaka. Eso estaba relacionado con el Shintaido con todo derecho, pero de nuevo no tiene nada que ver con el Karate Shotokan.
Del mismo modo, cuando Egami visitó Europa el secretario general de la organización, Miyamoto san, hizo las demostraciones, y la mayoría de la gente entonces asumió lógicamente que el karate que mostraba era el de Egami. Lejos de ello, esa persona estaba bajo la influencia de la evolución Sogo Budo y fue posteriormente expulsado por la Shotokai en Japón por esa razón. El ahora hace una cosa enteramente diferente.
Mucha gente ha intentado a lo largo del tiempo de explotar el nombre de Egami y su reputación hasta el punto que ahora algunos incluso reclaman que han creado el karate Egami ryu para salvaguardar lo que ellos llaman su verdadero camino – gente que nunca practicaron realmente con Egami por la razón de que era muy tarde para ello. Esto es un sin sentido y un insulto a Egami quien nunca quiso tener ninguna escuela propia sino que estaba muy orgulloso del linaje que he mencionado. Para él tal creación hubiera significado traicionar a O´sensei cuando de hecho su único deseo fue permanecer fiel a sus profesores y compañeros.
Desafortunadamente así es el modo en que funciona el mundo, es fácil hablar de la intenciones de la gente cuando ya no están aquí para rebatirlas, y eso va para todos nosotros. Pero al menos podemos intentar, mientras eso sea posible, preguntar a aquellos que conocieron directamente a las personas relacionadas para estar lo más cerca de la verdad que sea posible. Después de esto sólo tenemos nuestra sinceridad para atestiguar por nosotros, y tiendo a pensar que en el karate el mejor modo de dar valor a nuestras palabras es continuar practicando con la mayor sinceridad que seamos capaces. Esto es lo que mi senior Okuyama, ahora tiene 83, está todavía haciendo, y lo que me estoy esforzando en hacer también: seguir el camino.
Por último, en relación al grupo Shotokai hay otra confusión que me gustaría aclarar: es su relación con la competición. De hecho, he leído recientemente en un artículo publicado que la Shotokai experimentó con la competición en los días cuando Tsutomu Oshima estaba en la universidad de Waseda, y esto es completamente erróneo.
Primero de todo, como ya hemos visto, el nombre Shotokai nunca se asoció con las universidades en general ni Waseda en particular, y Oshima nunca ha pertenecido a la Shotokai entonces o ahora. Pero es verdad que él fue parte de lo que alguien podría llamar unos primeros experimentos de competición.
El primer hecho ocurrió de hecho en Noviembre de 1951, y fue en la ocasión de una exhibición organizada por la federación universitaria que reunió a la mayor parte de los grupos Shotokan. Cada universidad tenía que hacer su propia demostración, y cada una por supuesto siempre buscaba algo que pudiera ser algo diferente. Oshima entonces pensó en un combate preparado y jiu-kumite, con 4 jueces y un arbitro para decidir los puntos a dar. Se convirtió en un éxito y la audiencia se mostró definitivamente interesada. Sin embargo, en tal ocasión, Nakayama san se me acercó y me habló después del evento expresando su total disconformidad con lo que se había hecho.
Algún tiempo después, como teníamos que tener un intercambio de entrenamientos con la universidad de Keio que solíamos organizar, Oshima pensó que podríamos intentar lo mismo, pero en vez de usar como árbitros a nuestros respectivos “viejos chicos” pedir a una tercera entidad que ocupara esa posición y sugirieron a Nakayama que era de Takushoku (los otros árbitros serían Nishiyama san y Arai san). No es necesario decir que le dije que no mostrarían mucho entusiasmo de su parte pero insistieron con la idea y fue un shock para mi cuando Nakayama san aceptó la oferta con todo placer. ¡No hay límite para los cambios de humor!
Es verdad que algunas personas mantienen la confusión entre Shotokan y Shotokai, y espero que haya puesto sus respectivas historias y posiciones claras en este artículo, pero esos experimentos en competición, por lo que se refiere a la cantidad, eran simplemente iniciativas individuales nivel universitario y nunca implicaron a la Shotokai como grupo. No es un misterio que no estoy a favor de la competición, pero eso es por supuesto un punto en el que cada uno está autorizado a elegir por si mismo. Pero en lo que a mi se refiere, la competición en karate (y esto al contrario a otras actividades físicas) va en contra del desarrollo técnico y busca llegar a ser un mero show sin ninguna relación con la realidad y verdad que estamos buscando.