domingo, 22 de noviembre de 2009

EL DOJO "SHOTOKAN"



Gigin Funakoshi despues de la publicación de Karate-do Kyohan, se decidió que se necesitaba un Dojo Central (Hombu Dojo). Se formó un comité, para establecer un fondo con el fin de construir lo que resultaría ser el mayor Dojo de Karate del mundo. El trabajo comenzó a mediados de 1935 y al año siguiente estaba terminada la construcción del edificio en Zoshigaya Toshima, en Tokyo.
Gichin Funakoshi inauguró personalmente el Dojo, el 29 de enero de 1936. Tenía 69 años de edad. Sobre el portal de entrada colgaba un letrero que decía Shotokan (el edificio de Shoto). Después de un entrenamiento ceremonial, comenzaron los entrenamientos oficiales al día siguiente bajo la dirección de Yoshitaka.
El 25 de octubre de ese mismo año (1936) una asamblea de maestros en Naha (Okinawa) confirmó la denominación del arte marcial como "Karate" (空手, Mano Vacía). Una vez construido el Dojo, algunas de las primeras tareas fueron elaborar un programa de enseñanza y formalizar los requisitos para conseguir los distintos grados (dan y kyu)
El número de alumnos crecía rápidamente, tanto en el Dojo Shotokan como en las universidades de Tokyo, que formaban nuevos grupos de Karate en sus departamentos de educación física. El Maestro Funakoshi no se resentía de su edad pero un solo hombre no podía abarcar todas las tareas que se estaban acumulando, así que fue delegando responsabilidades. Su hijo Yoshitaka sería el encargado de llevar el Dojo y en las universidades serían los estudiantes más avanzados (senpai) los encargados de dar las clases. El Maestro Funakoshi fue asumiendo progresivamente el papel de supervisor.
Muchos diplomados en el Dojo Shotokan y karatekas de las universidades empezaron a enseñar también en otras ciudades. Así fue como el Karate empezó a difundirse por el resto del país. El Maestro Funakoshi tuvo que encargarse también de visitar los grupos locales.
El fin de los "años dorados"
En el año 1941 Japón entro en la segunda guerra mundial.
Con el país preparándose para la guerra el número de alumnos creció todavía más y el Dojo Shotokan quedó desbordado, muchos tenían que practicar en el patio y otros incluso fuera en la calle. Muchos jóvenes alumnos prometedores se fueron a la guerra para no regresar.
En diciembre de 1943 se publicó el libro del Maestro Funakoshi "Karate-do Nyumon" (空手道入門, Introducción al Karate-do).
En esta época empezaron a entrenar personas como HARADA Mitsusuke, NISHIYAMA Hidetaka y KASE Taiji.
En 1945 el maestro Funakoshi viajo a Koshikawa en donde estaba internado su hijo Yoshitaka quien estaba gravemente enfermo. Mientras tanto el Dojo Shotokan era destruido por un ataque aéreo.
El 7 de noviembre de 1945 fallece Yoshitaka Funakoshi.
Mientras tanto, la terrible Batalla de Okinawa reducía a cenizas el lugar de nacimiento y desarrollo del Karate. Naha y Shuri (incluido el Castillo), el hogar de todos los maestros, quedaron totalmente destruidas.
La guerra terminó y los americanos llegaron a Japón como vencedores. El General McArthur prohibió la práctica de todas las artes marciales japonesas. El desarrollo del Karate-do se detuvo.
El final de la guerra.
Los alumnos fueron volviendo uno tras otro a Tokyo. Se comenzó a discutir cómo se iba a liberar el Karate-do de la prohibición aliada. El hombre que logró esto fue un antiguo alumno, Masatoshi Nakayama. Nakayama había dejado Japón en 1937 y no volvió hasta 1946. Era un gran conocedor de la cultura china y gracias a esto pudo convencer al Ministro de Educación de que el Karate-do era en realidad un deporte de boxeo chino y que difícilmente debería ser incluido entre las otras artes marciales japonesas prohibidas. Se levantó la prohibición al Karate-do y por eso fue el único arte marcial que se permitió practicar en los años posteriores a la Guerra. Nakayama recibió el agradecimiento de todos los practicantes de Karate-do y pasó a tener una posición bastante importante en el mundo del Karate-do de la posguerra.