domingo, 27 de septiembre de 2009

COMO OBTUVIERON SUS GRADOS LOS MAESTROS,ORIGENES DEL SISTEMA DE GRADOS EN KARATE


Autor/es: Anonimo/s
Traducción: Víctor López Bondía
Original: http://www.judoinfo.com/karateranks.htm
A lo largo del curso de nuestro entrenamiento en Karate-do, damos por sentado el sistema de grados que confiere nuestros cinturones y títulos. En algunas ocasiones este sistema es manifiestamente personal, con el director - y sólo él - otorgando cada promoción directamente, según sus propias reglas. A menudo, el examen y la concesión de un grado es un asunto más burocrático, con un comité ejerciendo un superficial servicio en una ceremonia formalmente estandarizada e incluso sin las formas rutinarias, y aún así más oficioso.
Los recientes escritos del Hanshi Richard Kim del Butokukai (Asociación de la Virtud Marcial) (Dojo Fall 1993) mostraban cómo el sistema de grados dan/kyu fue adoptado por los sistemas modernos de budo (artes marciales), promulgados por el Butokukai, y codificados en su forma final para el Karate-do japonés por la federación Federation of All Japan Karatedo Organizations (FAJKO). Para entender verdaderamente este sistema de rangos, es importante llegar a comprender bien cómo los diversos maestros obtuvieron sus grados, ya que esa es la base de nuestro grado.

Esto es lo que sabemos con seguridad: El 12 de abril de 1924, FUNAKOSHI Gichin, "El Padre del Karate Moderno", concedió los primeros cinturones negros de Karate a siete hombres. Entre los receptores se encontraban OHTSUKA Hironori, fundador del Karate-do Wado-Ryu, GIMA Shinken, posteriormente de Gima-Ha Shoto-Ryu, y TOKUDA Ante, el primo de Gima, quien recibió el cinturón negro segundo dan (nidan). Como Gima, Tokuda había entrenado exhaustivamente en Okinawa antes de llegar a Japón. Los otros eran Kasuya, Akiba, Shimizu y Hirose. En estos comienzos había una ceremonia muy personal, aunque formal, en las que se dice que Funakoshi repartía muchos cinturones negros entre sus discípulos. Aún así no hay ningún indicio de que el propio Funakoshi tuviese graduación en ningún budo bajo el sistema dan/kyu.
Realmente, Funakoshi estuvo muy influenciado por KANO Jigoro, aristocrático fundador del Judo, y creador del sistema dan/kyu. Kano era un individuo altamente respetado, y Funakoshi se enorgullecía de ser un hombre educado y correcto que creía estar actuando correctamente. El sistema de Kano no sólo estaba siendo aplicado al Judo, sino a otros budos también bajo los auspicios del Butokukai y del Ministerio de Educación japonés. Funakoshi, entonces, simplemente adoptó lo que estaba a la orden del día: un sistema de graduación aprobado oficialmente por las entidades más importantes de Japón en materia de artes marciales. El rango del mismo Funakoshi no tenía importancia, ya que según parece los rangos por cinturones era algo sólo para los estudiantes, no para los maestros.
Por su parte, el Butokukai emitió licencias para instructores: los títulos Renshi (el más bajo), Kyoshi, y Hanshi (el más alto). Pasaría un tiempo antes de que el sistema dan/kyu llegara a ser universal en Karate. Hacia el final de los años treinta, cada grupo de Karate fue invitado a registrarse en el Butokukai para reconocimiento oficial, y en 1938, tuvo lugar en Tokyo una reunión de los líderes de Karate-do oficiales del Butokukai. El objetivo era discutir las normas para la concesión de grados en su arte. Presentes estuvieron, entre otros, OHTSUKA Hironori de Wado-Ryu, MABUNI Kenwa de Shito-Ryu, KINJO (Kaneshiro) Kensei y UESHIMA Sannosuke de Kushin-Ryu, YAMADA Tatsuo de Nippon Kenpo, KONISHI Koyu de Shindo-Jinen-Ryu, y un
joven YAMAGUCHI Gogen de Goju-Ryu. La mayoría de estos hombres eran fundadores de sus propios estilos, y como tales automáticamente se convirtieron en los grados más altos que contemplaban sus respectivas y acordadas normas. Yamaguchi asumió el liderazgo del Goju-Ryu porque, según se nos dice, el fundador del Goju-Ryu, MIYAGI Chojun, personalmente le pidió que se ocupase de la dirección del estilo en Japón. Por aquel entonces, Funakoshi finalizó también las normas de grado para usarlas en su Dojo Shotokan.

Por supuesto, el Butokukai continuó autorizando directamente a los maestros principales. Esto, sin embargo, no sin controversia, ya que Konishi estaba en el comité que concedió a Funakoshi el grado de Renshi, y Konishi había sido estudiante de Funakoshi. Por descontado, Konishi tenía lazos internos con el Butokukai por virtud de nacimiento, algo que el okinawense Funakoshi no podía tener.

En Okinawa el sistema dan/kyu no fue universal hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, no era desconocido allí, y algunos profesores ya utilizaban el cinturón negro. El Judo había sido practicado en Okinawa al menos desde los años veinte. De hecho, fue en una reunión de la Asociación de Cinturones Negros de Judo (Yudanshakai) en Okinawa donde Miyagi y Mabuni realizaron demostraciones de katas de Karate para KANO Jigoro, ganándose las alabanzas del fundador del Judo. Miyagi, hay que destacar, se convirtió en el primer experto de Karate al que el Butokukai le concedió el título de Kyoshi (Maestro) en 1937. Miyagi fue entonces designado jefe de su división de Okinawa.

Después de la devastación de la guerra en el Pacífico, los líderes del Karate supervivientes tuvieron que empezar de nuevo. Con la administración del Butokukai cerrada indefinidamente, cada grupo de Karate era ahora independiente. Los líderes reconocidos de cada facción, y también directores de dojo, otorgaban grados dan basándose en todas las autorizaciones originales del Butokukai o mandatos que procedían directamente del fundador del estilo.

Apresurándose por llenar el vacío dejado por el Butokukai, varios dojos se unieron para perpetuar el arte y legitimar los rangos de sus miembros. A finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta, cada nueva asociación, incluyendo la Gojukai, Shitokai, Chitokai, Shotokai y la Asociación Japonesa de Karate (JKA), codificaba sus reglas y emitía rangos en consecuencia. Generalmente, varios instructores creaban un comité de directores o consejo para gobernar la asociación. Algún oficial, como pudiera ser el instructor jefe, director o presidente, tenía autoridad para firmar Menjo (certificados de rango). De esta forma, los miembros más antiguos obtendrían sus rangos siendo reconocidos y "firmados" por el comité. Otras veces, un antiguo miembro de una facción alcanzaba un grado lo suficientemente alto como para poder salirse y formar su propio estilo u organización. Supuestamente, el famoso OYAMA Masutatsu recibió su octavo dan del líder de Goju-kai YAMAGUCHI Gogen. Oyama más tarde formó su propio estilo que no era completamente un tipo de Goju-Ryu.

Usualmente de forma legalística y oficiosa estos grupos simplemente se adherían a alguna autoridad más alta para legitimar más sus acciones. El reconocimiento por parte del Ministerio de Educación japonés era la máxima autorización para individuos y grupos en estos tiempos. También aparecieron nuevas organizaciones, tanto en Japón como en Okinawa. Éstas se convirtieron en la autoridad que concedía los rangos, tal y como el Butokukai había actuado previamente. Estas nuevas organizaciones iban a establecer el patrón y ser la fuente original de los grados actuales. Como en los clubes de un solo estilo, los instructores principales a menudo asumían el rango para el que estaban cualificados, basándose en criterios escritos por ellos mismos.

Una de las primeras fue la All Japan Karate-do Federation, que parece haber empezado poco después de la Segunda Guerra Mundial como una confederación de grandes maestros como Funakoshi, Chitose, Mabuni, Yamaguchi y Toyama. Ellos regularizaron el sistema dan/kyu en cierta medida, y con este grupo el sistema de rangos en el Karate japonés moderno se convirtió en la norma. Sin embargo esta unidad no perduró. Por ejemplo, la graduación no era consistente de un grupo a otro en los niveles más altos. Las asociaciones de Shotokan como la JKA y la Shotokai sólo usaban hasta godan (quinto grado) en esa época. Como resultado, algunos grupos dejaron de participar a principios de los años cincuenta.

La International Martial Arts Federation (IMAF), conocida como el Kokusai Budoin, recordaba aún más al Butokukai. Originalmente llamada National Japan Health Association, la IMAF fue lanzada en 1952 por poderosos artistas marciales de varias disciplinas. De Judo estaban MIFUNE Kyuzo, ITO Kazuo y SATO Shizuo. De Kendo vino NAKAYAMA Hakudo y TAKANO Hiromasa, y de Karate-do OHTSUKA Hironori. Su primer Presidente fue el Príncipe KAYA Tsunenori. Desde el principio, la IMAF fue establecida por grandes artistas marciales para preservar y promover varios budos y crear una red de mutuo apoyo. Se adoptó un sistema de graduación que consistía desde primer hasta décimo dan y también el sistema de títulos Renshi, Kyoshi y Hanshi. A partir de ese momento los instructores altamente respetados y hábiles disponían de un camino de peldaños por los que ascender. Varios karatekas entre los que se incluyen YAMAGUCHI Gogen, OHTSUKA Hironori (I y II), y más recientemente, KANAZAWA Hirokazu de Shotokan, recibieron sus grados más altos a través de IMAF.

En Okinawa, el sistema dan/kyu no se estableció realmente hasta 1956, con la formación de la Okinawa Karate Association (OKA). CHIBANA Chosin, el primero en nombrar su sistema Shorin-Ryu, fue el primer Presidente. Según los datos históricos del Shudokan (un grupo japonés iniciado por TOYAMA Kanken en Tokyo), Chibana y Toyama fueron reconocidos oficialmente por el Ministerio de Educación japonés para conceder cualquier grado en el arte del Karate, independientemente del estilo. Chibana ayudó a organizar la OKF, y fue entonces cuando la corriente dominante de grupos de Okinawa, de forma generalizada, empezaron a distinguir sus grados de cinturón negro como algo más que una simple distinción entre estudiantes y profesores.

Toyama, un hombre talentoso y, algunos dirían, pintoresco, dio algunas certificaciones con esplendidez a directores de dojo en Okinawa y Japón. Éstas eran normalmente diplomas shibucho ("superintendente", del título de comandante del área feudal). Estas certificaciones acreditaban a los individuos así llamados como líderes de su propia facción de la All Japan Karate-do Federation y, por extensión, de sus propios grupos. SHIMABUKU Eizo, fundador de la facción Shobayashi-Ryu/Shorin-Ryu (una mezcla de Tomarite/Shurite estilo Kyan y Shorin-Ryu), señala su propio décimo dan como una certificación de Toyama. La asunción del décimo dan por parte de Shimabuku, y el hecho de que portase un cinturón rojo, fue motivo de disputa. Fueron polémicas de este tipo las que llevaron a la mayoría de líderes de Okinawa a abstenerse completamente del cinturón rojo.

La AJKF no duró como grupo unificado de diferentes estilos en Japón. La incursión de Toyama en Okinawa llevó más tarde a la formación de la facción AJKF - Okinawa Branch con la ayuda en la organización de TAMOTSU Isamu. Tamotsu se convirtió en alumno de SHIMABUKU Zenryo (de Shorin-Ryu estilo Kyan) y llegaría a ser conocido como el soke (líder del estilo) de la facción japonesa de Shorinji-Ryu. En 1960, la rama de Okinawa de la AJKF se organizó con SHIMABUKU Zenryo como Presidente. Un grupo constituyente de esta AJKF fue la Okinawa Kenpo League liderada por NAKAMURA Shigeru y SHIMABUKU Zenryo como una confederación poco rígida de varios dojos que compartían técnicas.

Como otras organizaciones, la AJKF - Okinawa Branch se ocupaba de la graduación de sus instructores miembros. Operaba como rival de la Okinawa Karate Federation. Sin embargo, tampoco duró mucho y las escuelas que pertenecían a la organización se separaron y formaron otras alianzas. No obstante, su emblema no murió. El mismo escudo es aún utilizado por el Chito-Kai de CHITOSE Tsuyoshi. Los líderes centrales del Karate continuaron por su cuenta o pasaron a formar parte de otros grupos, usando una autoridad heredada en mayor parte de miembros de alguna de las organizaciones originales de Okinawa, siendo la más significativa la All Okinawa Karate and Kobudo Rengokai. Formada por HIGA Seitoku como sucesora de la Okinawa Federation en 1967, el detalle de Okinawa del emblema se utilizó para distinguir a cada grupo miembro. Se puede ver a OYATA Seiyu llevando este emblema en Dojo, Fall 1993, página 13.

Chitose era miembro fundador de la original AJKF japonesa, pero su décimo dan le fue concedido en 1958, según Chitokai, por la All Okinawa Karate and Kobudo Rengokai. El mismo grupo le otorgó su título de Hanshi en 1962. No obstante esto es confuso, ya que la AOKK-Rengokai no fue formada hasta 1967. Creció de un grupo anterior: la Okinawa Kobudo Federation que fue fundada en 1961. Este último grupo fue organizado por HIGA Seitoku (de varias líneas emparentadas con el Shorin-Ryu) y UEHARA Seikichi (Motobu-Ryu). Higa había sido graduado por Toyama mientras vivía en Japón y puede que hubiese estado asociado con la AJKF original.

Como sabemos por Richard Kim, el evento más significativo en el uso del sistema dan/kyu fue la formación de la FAJKO en 1964. Todos los grupos mayoritarios y facciones del Karate-do japonés fueron llevados bajo el paraguas de la FAJKO. Alrededor de 1971, se adoptó una estructura de rangos que estandarizaba todos los sistemas. Los altos grados eran otorgados a los instructores miembros de la FAJKO por el comité de la organización. De esta forma, los líderes de las organizaciones constituyentes podían ser ascendidos de grado, como en intentos anteriores en confederación. Una anterior, pero más pequeña, confederación de escuelas con autoridad para conceder grados era la Japan Karate-do Rengokai, que aún existe y es miembro de FAJKO.

Tras el nacimiento de FAJKO, la JKA aumentó sus propios requisitos de grados para ajustarse. Sextos y octavos danes se concedieron en la JKA a mediados de los años sesenta, y NISHIYAMA Hidetaka en Los Ángeles fue uno de los ascendidos en ese momento. Aunque no todos los grupos participan en FAJKO en la actualidad, la mayoría aún están ligados a esa organización en términos de estructura de grados y autorización. Otros, no tan ligados, se han ajustado a las normas y criterios de la FAJKO también.

Poco después de que la FAJKO fuese creada, los okinawenses formaron la All Okinawa Karate-do Federation como sucesora de la antigua OKF. Miembros tanto de OKF como de AJKF - Okinawa Branch se formaron parte de la nueva asociación. Algunos de los principales líderes de Karate de Okinawa formaban el comité de la AOKF. Éstos incluían a NAGAMINE, SHIMABUKU Zenryo, YAGI Meitoku de Goju-Ryu, UECHI Kanei de Uechi-Ryu y HIGA Yuchoku de Shorin-Ryu. Adoptaron un sistema dan/kyu y Renshi, Kyoshi, Hanshi (más un Hanshisei) casi idéntico al de la FAJKO.

La Okinawa Rengokai, formada por HIGA Seitoku, también adoptó normas muy similares a las de AOKF. Las organizaciones de Higa habían certificado como Hanshi - y por tanto instructor supremo - a varios que eran líderes de estilo o grupo por derecho propio. Éstos incluían a KANESHIMA Shinsuke de Tozan-Ryu de Shuri-Te, SOKEN Hoan de Matsumura Shorin-Ryu, MATAYOSHI Shinpo de Matayoshi Kobudo, NAKAIMA Kenko de Ryuei-Ryu, TOMA Shian de Shorin-Ryu (estilo Kyan) y Motobu-Ryu, SHIMABUKU Tatsuo de Isshin-Ryu, KINA Shosei de Uhuchiku Kobudo, y SHIMABUKU Zenryo de Shorin-Ryu.

Está claro que los grados en Karate surgieron de varias fuentes originales - algo relativamente moderno construido sobre un arte marcial antiguo. Eran emitidos por individuos e instituciones con normas establecidas que eran reconocidas por otros individuos y grupos prestigiosos. Y este es el quid de la cuestión: para que un grado sea reconocido, el que lo concede debe ser alguien reconocido en la comunidad del Karate. Debe estar basado en la tradición, y ligado a un organismo o individuo autorizado que está exento de cualquier reproche. Las normas bajo las cuales se obtienen y conceden los grados deben ser reconocibles, y conforme a las normas ya existentes en la jerarquía de las artes marciales de Japón y Okinawa. Cualquiera puede imprimir o escribir un magnífico certificado, pero sin ningún tipo de directrices gubernamentales o legales. Es el reconocimiento y aceptación por parte de grupos e instituciones existentes lo que otorga a cada grupo o individuo su legitimidad.

El desarrollo del sistema de rangos es un desarrollo típicamente humano, con rivalidades y contradicciones, y nuestros propios maestros recibieron sus grados de diferentes formas. Los más altos grados de los viejos maestros no pudieron recibir el décimo dan de sus "estilos". Fueron invariablemente graduados por otras personas y aplicaban este grado a sus propios grupos. Esto aún es cierto. Como en la caballería medieval europea, originalmente cualquier caballero podía nombrar caballero a otro, y después majestuosas instituciones fueron las encargadas de esa tarea. Sin embargo, es la habilidad y el conocimiento lo que consigue el grado, no viceversa. La búsqueda del grado, en sí, hace que pierda su sentido.