domingo, 23 de agosto de 2009

GRAN MEDICINA DEPORTIVA

Por Juan Antonio Quirós Martínez

AMANDO MI DEPORTE
¡Gran medicina preventiva!

Estudios sobre la salud, el bienestar y la medicina, han llegado a la conclusión de que el ejercicio físico moderado puede mejorar la calidad de vida y alargarla tres años más.
Se puede observar que los deportistar tienen más capacidad vital, mejor sistema inmunológico y coordinación motora. Todo ello viene a confirmar que el ejercicio ayuda de forma importante a evitar las patologías y que en muchas dolencias se salvan gracias a él o se hacen menos agresivas.
NO BASTA CON MOVERSE...
Se afirma que caminar media hora al día mantiene nuestro cuerpo en forma. Personalmente, creo que media hora de paseo es muy poca actividad, a no ser que se padezca de alguna dolencia que impida hacer algo más intenso y prolongado, o que la edad sea muy avanzada.
Hay estudios que indican que en españa tan sólo un 12% de personas realizan ejercicio asiduamente. Este porcentaje es muy bajo.Los médicos recetan más ejercicio físico a sus pacientes e insisten en sus beneficios sobre la salud.
En los historiales clínicos ya incluyen preguntas al paciente sobre si hacen o no ejercicio regularmente y qué tipo de ejercicio.
Nosotros ya lo sabíamos, por eso continuamos practicando Kárate Tradicional en los Gimnasios y Dojos.
OJO CON EL DEPORTE OCASIONAL...
Hay que advertir a aquellos que realizan únicamente los fines de semana algún ejercicio o deporte, que un día de actividad no sirve para alcanzar este bienestar físico ni tampoco para vencer al sedentarismo. La actividad tiene que ser regular.
Incluso si se concentra demasiada actividad en el fin de semana y el resto de los días no se hace absolutamente nada, puede resultar peligroso, sobre todo si el ejercicio es intenso.
Cuidado con los que se apuntan a las carreras populares tipo Maratón si son sedentarios: darse un castigo tan tremendo puede ser peligroso y, en cualquier caso, desaconsejable.
Si lo que uno desea es competir o participar en un evento deportivo exigente como es el caso de una maratón, hay que prepararse progresivamente, ponerse en manos de un entrenador, o seguir los consejos de los entrenamientos progresivos que ofrecen por Internet y en revistas deportivas.
PARA LAS AMAS DE CASA
Generalmente, quienes menos ejercicio realizan son las mujeres. Así que, a moverse para evitar problemas de salud, los michelines y la tripita... Las amas de casa podéis realizar diariamente una hora por la mañana y hacer ejercicio regular en los gimnasios.
Os recomiendo que conozcáis las Artes Marciales porque, a parte del ejercicio que se realiza durante sus clases, os sirven como defensa personal y dan seguridad.
Si os gustan y os engancha estas disciplinas, es algo que dura para toda la vida, o al menos prar mucho tiempo, mientras que los ejercicios gimnásticos suelen cansar más rápidamente.
Os recuerdo que el ejercicio regular ayuda a mejorar la hipertensión arterial, las dolencias cariacas, la obesidad, la osteoporosis, la depresión, el cáncer... No os lo penséis más, venid con nosotros a realizar, por ejemplo: "Kárate".
KÁRATE: LOS KATAS... ¡LA MEJOR PREVENCIÓN!
En la actividad del Kárate se hace carrera, ejercicios prefijados con ritmo y un orden... ¡¡¡los Katas!!!: combinaciones de técnicas defensivas con golpes de la mano, puño, codo, rodilla y piernas, etc. Se fortalecen las piernas, los brazos, el abdomen y, además, se realiza combate controlado (se aprende a defenderse).
El Kárate fomenta el desarrollo de la atención, de la concentración y de los reflejos.
El Kárate dispone de ejercicios de respiración, de meditación..., lo que ayuda a reducir el estrés, aumentar nuestra autoestima y autoconfianza.
En el Kárate se realizan ejercicios de fuerza, lo que ayuda a fijar el calcio en los huesos y mejorar la osteoporosis. La hipertensión arterial y la grasa descienden con los ejercicios continuados que se efectúan durante la práctica de este Arte Marcial.
La realización de los katas de las Artes Marciales Tradicionales a un ritmo y potencia ajustable a nuestra condición física y edad, es un tipo de ejercicio muy indicado para alcanzar los objetivos indicados anteriormente.
En la disciplina del Kárate disponemos de múltiples katas: unos son rápidos, otros son lentos y fuertes, otros tienen diversos cambios de ritmos y direcciones, etc.
Hay que explicar que los Katas están compuestos por distintas posiciones de las piernas y de los pies, en los que unas veces el peso se lleva hacia la pierna adelantada, otras se reparte entre las dos piernas y otras se lleva hacia atrás. Esto tiene una repercusión importante sobre toda la musculatura del tren inferior.
También hay posiciones donde se desarrolla el sentido del equilibrio, al asentarse el peso del cuerpo sobre un solo pie, o al realizar un salto con giro en el aire y caer de una determinada manera en el suelo.
Durante el desarrollo de los Katas, el karateka se desplaza por el Tatami, pasando de una posición de piernas a otra mientras que lo coordina con los movimientos defensivos y ofensivos de los brazoa y también de las piernas.
En definitiva, el ejercicio del Kárate ofrece las posibilidades de la defensa personal al comprender el significado de dichos movimientos y entrenarlos con un compañero, y las exigencias de una técnica correcta, lo cual es un reto escalonado de dificultad y de motivación que nos mantiene estimulados en su aprendizaje, evitando el aburrimiento.
Cada uno de los Katas se puede realizar primero suavemente y después con mayor intensidad y potencia, completando así un número determinado.
Cuando se realizan los Katas de manera suave, se consigue bajar las pulsaciones y es una forma activa de recuperarnos del cansancio producido por el esfuerzo del Kata realizado con intensidad.
Un Kata ejecutado suavemente, nos permite alcanzar una condición física saludable al tiempo que activamos la respiración, el ritmo cariaco, la musculatura, el sistema nervioso, la coordinación y sincronización de los movimientos, la lubricación de las articulaciones, etc., es decir, "los beneficios habituales de su práctica" que son los mismos consejos para la salud de los médicos.
Así, la práctica de los katas es recomendado tanto por las enseñanzas de los antiguos maestros como por los jóvenes facultativos de hoy.
Sería curioso encontrarse con todos los que han arremetido histéricamente y de forma continuada contra el aprendizaje y la práctica de los Katas y de las Artes marciales Tradicionales; estaría bien que comenzaran su aprendizaje porque habrían leído y descubierto que son un entrenamiento sano y adecuado para la salud.
En conclusión: "la mejor medicina preventiva es ejecutar varias veces todos los días "los Katas Tradicionales", una vez suave y otra con intensidad".