viernes, 10 de julio de 2009

ALGUNOS PUNTOS OSCUROS DEL KARATE

Articulo del sensei Juan Antonio Quirós Martínez , extraído de su pagina : http://www.zanshin.es/
Defensa-Ataques
Muchos de los practicantes de las Artes Marciales, en general, critican la labor defensiva del Kárate, por encontrarla desfasada de la realidad, en donde, parece ser, prima el intercambio de golpes más que los bloqueos y las técnicas defensivas, incluso algunos usan el adjetivo de ineficaz esta labor de bloquear, y que las técnicas de bloqueos no sirven contra un delincuente o contra un experto, etc. y también dentro de los practicantes de Kárate sucede algo similar, gustando más a los cinturones bajos las técnicas ofensivas que las defensivas.
Todo este conglomerado de cosas me estuvieron dando vueltas en la cabeza hace mucho tiempo, y llegué a mis propias conclusiones; que sin duda no serán las más acertadas; y aprovechando la oportunidad que tengo de publicarlas, las expongo para quiénes tengan esa misma duda o simplemente, para que cualquiera tenga más datos e ideas, sino nuevas, sí de recuerdo o por que no diferentes para que llegue a su propia conclusión, que será la más válida para él mismo, sin que importe que yo esté o no de acuerdo.
He leído alguna vez lo del "codo inmóvil". Dicho trabajo se basa prácticamente en la casi inmovilidad del codo para defender con la misma mano o antebrazo, usando a éste de pivote. Esta forma de hacer la estamos practicando todos los karatekas hace muchos años de una forma o de otra, en diferentes versiones. Parece como un invento nuevo, y resulta que cuando lo leí ya estaba harto de entrenarlo. Esta forma de defender es la que solemos aplicar cuando en guardia normal durante un combate nos llegan varios ataques consecutivos, casi simultáneos, entonces con el brazo delantero bloqueamos rápidamente usando el codo como gozne, también usamos el atrasado, inclusive, cuando somos desbordados, aplicamos los dos. El codo está más o menos a unos dos puños de distancia de las costillas flotantes y apenas se desplaza el tronco que se encuentra en Hanmi (3/4) o Somen (Frontal).

Quizás lo que más causa la polémica es el bloqueo único, seguido después o no de un contraataque.
Cuando un contrario lanza su pierna o puño con toda su potencia muchas veces podemos esquivar el envite, otras retroceder, pero también bloquear dicho ataque, sacándolo fuera de su destino, nuestro cuerpo ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene el Uke? Las ventajas son muchas, entre ellas podemos citar: la defensa de nuestro cuerpo, el posible desequilibrio que produce en el contrario, la posición favorable para poder contraatacar, el dolor causado en el miembro atacante, descentra instantáneamente la atención, y la eficacia del segundo ataque es mayor y le previene de lanzarse nuevamente al ataque. No olvidemos que el Kárate tiene una parte importante de Do, éste nos indica que el oponente oenemigo lo es quizás por las circunstancias, y que debemos de responder de forma equilibrada a su ataque. Por lo tanto, si bloqueamos con un brazo endurecido fuertemente contra la espinilla del contrario, puede ser que se acabe instantáneamente la pelea. De este modo, es más humano deshacerse del problema que no rompiendo una nariz, dientes, etc. Otra cosa sería defender la vida, en este caso, inmediatamente después de dañar la espinilla, pasaríamos a efectuar la técnica subsiguiente para no dar opción a un nuevo ataque, al que puede ser que sucumbiéramos.
No olvidemos tampoco , que el Kárate es principalmente, defensivo, no ofensivo, que toda su historia, inclusive las katas, están repletas de ellas y que siempre los Antiguos y Grandes Maestros; los que en realidad entendían, sabían y conocían, tanto valor les dieron, por lo que humanizaron tanto como pudieron el arte de la mano vacía, que ahora parece olvidarse, dando más importancia quizás a la violencia sin ética ni moral, es decir, al más bajo salvajismo, que no es propio ni de las tribus salvajes perdidas en las selvas. Esto es también importante en un mundo que queremos todos, sea más humano, más social y mejor.
La diferencia entre un ataque y una defensa es difícil algunas veces de encontrar, por lo menos para mi, porque, cuando defendemos ¿no estamos atacando con mayor o menor intensidad el miembro contrario?
Cuando atacamos ¿no es algunas veces por defendernos? por lo tanto, el bloqueo puede ser también un ataque según se aplique, pero siempre menos peligroso. Estos son los puntos ventajosos de la práctica del Uke, como así mismo la contra unida al bloqueo o posterior a él; aunque en prácticas adelantadas los hagamos coincidir.
Las desventajas también pueden ser varias, por ejemplo, un excesivo empuje (que sería un defecto) puede dejar huecos que el oponente puede aprovechar. Una falta de Timming, defender antes o después fuera de tiempo (otro defecto) la haría ineficaz.
En competición, sobre todo, es mejor pensar más en golpear que en bloquear. en un intercambio de golpes o en el transcurso del combate, arbitrado, hay que golpear, pues se trata de marcar o tocar para puntuar. No así en la realidad, que el desdén por el ataque contrario puede ser la causa de nuestra derrota. Los otros defectos que pueden tener los bloqueos los habréis leído en otros artículos por otras personas, pero hay otro que nos achacan que es importante y que voy a romper una lanza por él, es el hikite. El hikite a parte de proporcionar más potencia, ofrece la posibilidad de alcanzar una mayor coordinación en los entrenamientos. Cuando combatimos pienso que no se debe de hacer, por lo menos yo no lo hago, no hay tiempo. Ahora bien, cuando percibimos el ataque, una de las fórmulas es atacar con una defensa el miembro contrario; esta sería una práctica más elevada dentro del Kárate. El hikite, también ofrece la preparación subsiguiente para golpear al llevar su brazo hacia atrás. En técnica, el hikite debe llegar a su costado o cadera, pero en combate nuevamente variamos, dejándolo en el lugar donde proteja nuestro cuerpo, por ejemplo el plexo solar, para desde allí golpear.
Muchas veces pienso si realmente las personas cuando critican algo, lo hacen después de haber realizado pruebas o con conocimientos adecuados. Claro está que si alguien escribe sin conocer el tema a fondo, como le podrá ocurrir a un karateka de cinto verde por ejemplo, siempre lo haría bajo la perspectiva que sus conocimientos le dan, es decir, simplemente opina, nunca tendría la experiencia de años de práctica que a la postre es lo que importa y lo que demuestra.
Creo, y es mi opinión, avalada por más de quince años de práctica, que el hikite es necesario, y que tiene más aplicaciones que ahora no voy a decir, pero que enseño a mis alumnos seguramente como lo harán el resto de instructores en sus respectivas clases, simplemente he querido exponer unas ideas para que el lector pueda discernir entre las diferentes opiniones, no por esto quiero sentar cátedra y hacer de menos otras ideas, pero creo que algunas veces lo que parece tan nuevo y diferente no lo es,quizás haya que diferenciar el trabajo técnico de la aplicación real de esas mismas técnicas y posiciones, y rescatar aquello que se ha perdido con el tiempo de todas las Artes Marciales.
No vamos a tratar la forma técnica de la realización de las defensas (Uke), ni de los Hikite (mano que retrocede para dar mayor impulso y fuerza a la mano que avanza) pues seguramente según que tipo de Arte Marcial se practique, lo harán de una u otra manera. Lo que sí se tratará es de dar aspectos para ser utilizados por todos los lectores y mostrar algunas puertas por las que seguir.
En este ensayo, expongo una serie de conclusiones o ideas que pueden ampliarse y tomar después nuevas perspectivas. No todas las posibilidades están siendo tratadas. Doy solamente unos concepto, apoyados con las imágenes fotográficas, para que vosotros según vuestro nivel, encontréis otras variantes y dar pie a la investigación, si es que os decidís a ello.
Es hora de recordar que el Hikite es el brazo que se retrotrae y Ukete, es el que avanza para conectar con la extremidad ofensiva desviándolo de su trayectoria para que no alcance su objetivo. La mano que avanza para golpear se llama Tsukite. Hay una ley de la Física que dice: "toda acción engendra una reacción de igual fuerza e intensidad en sentido contrario". Esta "reacción" se aprovecha impulsando el brazo que no golpea hacia atrás, creando una fuerza que pasando por los hombros se suma al otro brazo, sin contar con otros factores como son, cadera, posición, estabilidad y coordinación muscular, velocidad y Kimé (potencia breve concentrada en el impacto), no estamos utilizando la fuerza generada en los dos. Esto es así y nos procura la suficiente energía para desviar la fuerza atacante. Pero no acaba aquí la aplicación del Hikite, éste bien realizado, no sólo aporta la potencia sino que además estamos realizando sin saberlo al menos conscientemente, el Hiji Ate, Empi Uchi o golpe de codo, que en este caso sería hacia atrás (Ushiro Hiji Ate).
El entrenamiento deportivo contempla únicamente el ataque frontal y contra un solo contrincante, veamos el aspecto de Arte Marcial cómo valora estos gestos y sus circunstancias:
El Budo entiende que existen más de una circunstancia objeto de la adversidad (puede ser un ataque, varios, un solo oponente, varios, puede ser un accidente, etc.) y sobre todo el Bu Jutsu admite y se prepara contra más de un agresor, además éstos pueden emplear cualquier tipo de artimaña,
golpe o medio para atacar y lo hacen a cualquier área del cuerpo con objeto de causar el mayor daño posible e incluso la muerte. Cuando existe la sensación del "Bushi", del "Guerrero", que tanto el Bu Jutsu como en el Budo pretenden, y ésta se mantiene durante el día (hay budokas que incluso la alargan mientras duermen), es difícil de sorprenderles. La aplicación de esta vigilia, del "Zanshin", va más allá del umbral del combate y entra de lleno en lo metafísico,en lo espiritual, en el corazón del budo. Presentir el peligro, evitar que llegue hasta nosotros, tomar medidas adecuadas corregir la fuerza negativa que se genera en el oponente antes de que ésta cobre mayor intensidad, es el "Arte de vencer sin combatir", uno de los mayores logros y profundas metas en el DO del Budoka.
Esta sensación se desarrolla con la práctica del Uke, y debe presidir y ser previa a cualquier impulso técnico.
Pero como estamos hablando de "Defensas", y de puntos "Oscuros" voy a tomarme la libertad de mencionar otras defensas. Hemos hablado del plano físico, con aplicaciones físicas, pero también aparte de acompañar a éste o de presidir éste de una sensación, que ya no estaría en el plano físico, más bien sería mental. Esto indica que tenemos otros planos que defender con sus técnicas correspondientes, que influirán en lo material, pues lo sutíl tiene más poder. Es decir, hay un plano energético que defender, evitando pérdidas de energía y, si se puede y se sabe, para aumentar su cantidad, hay un plano emocional que defender, evitando que menoscabe toda la preparación adquirida con los años de prácticas y entrenamientos por culpa del miedo, del nerviosismo extremo, abortando nuestra capacidad de respuesta. Hay un plano mental que defender, para evitar que todas esas angustias y situaciones, nos cierren la visión real objetiva, de los acontecimientos y anule nuestro discernimiento. Estas son esas otras defensas que si no están debidamente fortalecidas, hacen que hombres fuertes muscularmente y bien preparados técnicamente, no sepan encajar aspectos negativos en la vida corriente; "que a todos nos llegan"; o pierdan los papeles ante situaciones de mucha intensidad y riesgo, llegando, en el caso del Kumite, a perder frente a adversarios inferiormente preparados en ese aspecto.
Quizás las técnicas defensivas tengan un poco de "Sutemi", la idea de sacrificio, de riesgo, de jugársela en un instante. Esta es otra de las enseñanzas que se recogen en el Budo y de las que carecen los deportes, para lo cual no todos están ni técnica, ni mental, ni espiritualmente preparados. Vamos a detenernos momentáneamente aquí: cuando aplicamos las defensas obtenemos la ventaja de desviar el golpe, la posibilidad de hacer perder el equilibrio al agresor, de obtener un mayor hueco para contraatacar, aprovechamiento con esta acción para tomar inmediatamente la iniciativa, la misma defensa se convierte en ataque causando dolor o lesión en el punto donde toca, la defensa posibilita el posterior agarre y control, se puede parar con suavidad, dejando deslizar el ataque cerca de nuestro cuerpo para inmediatamente golpear, parar y golpear de forma simultánea consiguiendo tocar sin que nos toquen, entrar dentro del ataque cuando el oponente comienza a iniciar el suyo, desbaratando la acción y ocasión de control y atemi por nuestra parte, etc., pero el escalafón más elevado que éste, se sitúa el de introducir en la mente, psiquis, e instintos, hasta se podría figuradamente decir, en los genes, la idea creadora de defender, de evitar, de desviar el peligro sin causar uno mayor y no la perniciosa de destruir simple y llanamente de tantos otros, los cuales sólo hacen incapié en atacar. Se apuesta por la vida, por defender la existencia, aún a riesgo de nuestra propia integridad, con la generosidad del que sabe que el contrario viene a herirlo, y si puede letalmente. El espíritu, la intención de causar daño, de la agresividad descontrolada, es un aspecto negativo, egoísta y va contra la naturaleza. En cambio el Budoka se enfrenta de cara al peligro, a la muerte, tratan de no causar más daño del preciso y de que su oponente no se convierta en asesino. El Karma les ha unido, y tanto uno como otro se han encontrado en dicha situación. El Budoka se la juega de algún modo controlado por medio del bloqueo ofreciendo la oportunidad de rectificación, antes de asestar sus Atemi (técnica golpeadora aplicada a un punto vital). El ideal de los Budokas es conseguir evitar todo conflicto y no tener que luchar, pues a partir de ese momento, no se sabe que puede ocurrir. La paz se contempla como un logro más del Budo. Después puede ocurrir que por desgracia hay que combatir, pero nuevamente el Budoka emplea el Uke.
Al igual que los Katas, el Budoka procura defender, y así es que empiezan los Katas con una parada, algo que suele olvidarse con ligereza. No quiere decir con esto que el Budoka no sepa reducir, dañar y llegar a las últimas conclusiones durante el transcurso de una contienda, más bien sería la salida final, última, inevitable y siempre, no deseada, pero algunas veces necesaria, en contra de quienes lo primero es hacer daño y si no lo hacen, simplemente es por que no han podido o por alguna circunstancia ajena a su voluntad.
Este grupo de personas, por lo general prefieren los intercambios de golpes, la violencia desatada, y procuran que su Arte Marcial, o deporte de combate, le aporte esta oportunidad, justificándose después con razonamientos de poca base y es que hay todavía quienes no se han enterado de lo que es un verdadero Arte Marcial, especialmente cuando se le coloja el sufijo "DO". El golpear y aprender las técnicas en ese sentido es mucho más fácil y rápido, lo cual a mi entender no tiene demasiado mérito, precisamente eso está al alcance de cualquiera, lo que no es tan rápido es la ética al mismo nivel al menos de la responsabilidad que se adquiere, pensemos por un instante lo dramático y terrible que son los resultados de un verdadero encuentro: brazos o/y piernas rotos, huesos visibles en la superficie de las heridas sangrantes, gemidos, gritos de intenso dolor, labios rotos, dientes fuera de su lugar, etc. quien disfrute con este espectáculo o parte de él, arriesgándose a que le suceda a él mismo o la contemplación o gustosa de este horror en un ajeno, realmente no es ni un animal, es peor que eso.
Aunque nos hallamos desviado momentáneamente del objetivo de este artículo, creo que tiene importancia aclarar todo aquello que rodea a una técnica ejecutada con todo su poder.
Para mí la técnica tiene dos vertientes, la "Física o Práctica" y la de "Educación o Enseñanza", que se extrae también por dos vías, la oral o escrita por Maestros que transmiten la Filosofía y la Moral del Budoka, y la de la ejecución, que llega a través del tiempo y como consecuencia de la práctica, experimentación e investigación, esto sumado, daría las pautas de comportamiento y la formación. La doble vía en cada gesto, la externa y la interna, como las dos ruedas de un carro, tan necesaria la una como la otra, y no puedo dejar escapar la ocasión de transmitir las dos a la vez.
Retomando el plano más pragmático del "uke", podríamos encontrar; y así lo enseño en mi Dojo; que el Hikite tiene la facultad de transformarse en otra cosa diferente, como una defensa, desviando a uno de los ataques recibidos, y el Ukete, desvia al siguiente. Cuando el Hikite avanza para tomar impulso, lo aprovecho para sacar fuera el primer ataque (entre otras aplicaciones) mientras tanto la mano y brazo que realmente se toma comúnmente como el verdadero artífice de la defensa, está haciendo las veces de Hikite y de protector, de los puntos vitales, pegado al cuerpo o con los brazos cruzados. Cuando llega el segundo ataque, el Hikite se recoge y se efectúa la parada normalment, saliendo impulsado el Ukete, es decir, hubo un intercambio de papeles y evitado que el movimiento preparatorio quede muerto, y sea útil, uno de los principios de mi enseñanza.