martes, 17 de marzo de 2009

ZANSHIN

“El espíritu que perdura”.
En cuanto terminamos kihon o kata, y completamos el último movimiento de puño, no debemos permitir que enseguida el ki se disperse por competo. Es importante mantener el espíritu y poder reaccionar al cambio súbito, o volver al estado original de calma.
Aún cuando haya habido una ejecución brillante, el final de una actividad, movimiento o kata no debe ser desordenado. Desde tiempos antiguos el budo Japonés ha puesto su énfasis en el zanshin, la “vigilancia perdura a la forma”.
Zanshin también es una actitud importante para tener en la vida cotidiana.