domingo, 25 de enero de 2009

KANJI

Los kanji (漢字, kanji, literalmente «carácter Han») son los caracteres chinos utilizados en la escritura de la lengua japonesa.
Dentro del proceso de consolidación del lenguaje japonés, a la par de un desarrollo de alfabeto silábico, se adoptó el sistema ideográfico chino para expresar la lengua. El uso de los kanji es una de las tres principales formas de escritura japonesa, los otros dos son hiragana y katakana, agrupados como kana.
Los kanji son utilizados para expresar sólo conceptos, a diferencia de su uso en el chino, donde pueden ser también utilizados en su carácter fonético.A un kanji corresponde un significado y se usa como determinante de la raíz de la palabra; las derivaciones, conjugaciones y accidentes se expresan mediante el uso de kana (en especial de hiragana) con el nombre de okurigana. De esta forma conviven tanto el sistema de escritura autóctono (pero derivado de la misma escritura han) y el sistema importado.
El japonés, al haber adquirido la escritura han (o china) hacia el siglo III, mantiene, al igual que Taiwan inalterados los símbolos que en China continental fueron reformados durante la Revolución Cultural de los años 60.
Contenido
1 Lectura
2 Los kanji oficiales
3 Aprendizaje
4 Ateji
5 Uso de kanji en Occidente
Lectura
Un kanji puede tener diferentes pronunciaciones, o «lecturas», dependiendo del contexto, uso en combinación, y su localización en la oración. Algunos kanji comunes tienen diez o más posibles lecturas. Estas lecturas son categorizadas en las derivadas del chino, on'yomi (音読み, 'on'yomi'?) o en la lectura nativa kun'yomi (訓読み, 'kun'yomi'). Comúnmente se usan dos lecturas, una de kun'yomi y otra de on'yomi con sus alteraciones fonéticas accidentales.
La manera que se lee un kanji depende del contexto y de dos generalidades (en las cuales hay muchas excepciones):
Una palabra de un solo kanji o seguida de okurigana, se lee como kun'yomi. Tal es el caso de los verbos, por ejemplo 'ver' (見る, miru), tiene un okurigana que le da lectura japonesa.
Una combinación de kanji en una palabra da una lectura on'yomi. Es el caso del kanji del 'campo de arroz' (田, ta) que cuando se usa en combinación con otro, se lee 'da', como en honda (本田, 'honda').
Los kanji oficiales
A principio del siglo XX tuvieron lugar debates sobre la eventualidad de reformas ortográficas, pero fueron bloqueadas por el poder en turno, y no fue sino después de la Segunda Guerra Mundial que dichas reformas pudieron llevarse a cabo.
En primer lugar hubo una reforma del uso de los caracteres silábicos (kana), cuya escritura era sólo fonética, conforme a la pronunciación actual del japonés (únicamente hubo dos pequeñas excepciones: dos partículas monosilábicas que eran elementos gramaticales japoneses). El resultado es que toda frase japonesa puede escribirse fonéticamente de acuerdo a reglas muy sencillas.
Una reforma de los kanji y de su uso también tuvo lugar. En 1946 se edita una lista de kanji de uso corriente, los llamados tōyō kanji (当用漢字, 'tōyō kanji'), que comprendía 1.850 caracteres. En 1948 se determina que 881 de ellos deben ser conocidos al salir de los seis primeros años escolares, al mismo tiempo, el número de lecturas de muchos de ellos se redujo.
En 1949 se simplifica la forma de varios kanji.
En 1951 la lista de los tōyō kanji aumenta en 92 kanji pudiendo ser utilizados para nombres propios.
Sin embargo el número de caracteres, 1942, es juzgado determinadamente inadecuado por un gran número de japoneses, así como muchas de las elecciones que fueron hechas, pues muchos caracteres de uso rarísimo se encontraban en la lista, en tanto que algunos de uso cotidiano como «almohada», o «año nuevo» no se encontraban. Entre 1973 y 1980 se hicieron varias adiciones, y finalmente en 1981, el Ministerio de la Educación publicó una nueva lista de kanji «usuales», los jōyō kanji (常用漢字, 'jōyō kanji') que comprende un total de 1.945 kanji.
En abril de 1990 es publicada una lista de los jinmei kanji (人名漢字, 'jinmei kanji'«kanji para los nombres propios»), una lista de 284 caracteres suplementarios aceptados por el estado civil para los nombres y apellidos.
Los primeros 1006 kanji que aprenden los japoneses a lo largo de los seis años de primaria y que son parte de la lista de los jōyō kanji, son los kyōiku kanji (教育漢字, 'kyōiku kanji' «kanji para la educación»), y están divididos precisamente por el año de aprendizaje en la gakunenbetsu kanji haitōhyō (学年別漢字配当表, 'gakunenbetsu kanji haitōhyō' «lista de los kanji por niveles escolares»).
Fuera de la lista oficial de los kanji de uso común, existen muchos otros utilizados en campos especializados (medicina, ingeniería, filosofía...) o bien para los nombres y apellidos de las personas y lugares; un buen diccionario de kanji tiene en repertorio más de 4000. El estándar JISX0208 actualizado en 1990 define un conjunto de caracteres informáticos de 6879 caracteres de los cuales 6335 están repartidos en dos bloques. El primero incluye 2965 kanji, ordenados por el orden de aparición más frecuente; un segundo bloque incluye 3390 kanji ordenados por radical y por número de trazos. Ese mismo año salió el estandar JISX0212 que definía un conjunto de caracteres suplementarios para usar junto con el precedente y que comprende 6067 caracteres suplementarios, de los cuales 5081 son kanji.
Cabe mencionar que actualmente una computadora con un soporte de japonés instalado, tiene a disposición no menos de 11.436 kanji diferentes. Estos pueden ser convertidos automáticamente del hiragana, o buscarse ya sea por el número total de trazos que los componen, o bien por un radical más el número de trazos adicionales.
Aprendizaje
El conocimiento de un gran número de kanji, es por demás un símbolo cultural y de erudición; los profesores de literatura pueden conocer hasta siete mil kanji. En las publicaciones oficiales, los kanji no oficiales, deben ser acompañados de una guía de lectura que son pequeños caracteres, en hiragana o katakana ya sea en la parte superior en el caso de la escritura de tipo occidental y en el costado derecho en la escritura oriental. Esta práctica se conoce como furigana.
El estudio del kanji requiere de mucho esfuerzo, al igual que práctica constante, pues para cada kanji, hay que memorizar:
Los trazos: en kanji el orden y la manera de realizar los trazos es importante, además de que es importante saber el número de trazos e identificar el radical del kanji, esto ayuda cuando se requiere utilizar un diccionario de caracteres chinos (漢和辞典, kanwa jiten).
Las lecturas o pronunciaciones: ya se ha mencionado que existen dos tipos de lectura on-yomi y kun-yomi, lo cual no implica que sólo se trate de dos lecturas, ya que pueden existir varias; hay incluso casos en los que existen más de 20 lecturas diferentes.
El significado: este punto es muy importante, ya que cuando escribimos una palabra japonesa, el sentido de la misma implica el uso de un determinado kanji (o grupo de kanji) para expresar esa idea, por ejemplo para la sílaba sha existen varias opciones, entre ellas, 者, 社, y 車. Sin embargo sólo una de éstas es correcta en cada una las siguientes palabras: kaisha (empresa), jitensha (bicicleta) e isha (doctor)
Solo tras haber estudiado o bien buscar en el diccionario sabremos que la manera correcta de escribir estas tres palabras es
Empresa (会社, kai sha)
Bicicleta (自転車, ji ten sha)
Doctor (医者, i sha)
En efecto, aunque las tres palabras contienen la sílaba sha que fonéticamente es idéntica, en el momento de escribirlo y sabiendo el significado de la palabra es posible determinar el uso del kanji adecuado.
Ateji
Se denomina Ateji (当て字 o 宛字, Ateji) a la práctica de proveer de escritura con kanji a palabras que no tienen caracteres asociados, utilizando los ideogramas fonéticamente, sin ninguna relación semántica.
Existen varios vocablos del japonés que utilizan ateji, tales como takusan (沢山, 'takusan') (significa "mucho" – los kanji significan pantano y montaña), baka (馬鹿, 'baka') (significado: "tonto" – kanji: caballo y ciervo) o tonikaku (兎に角, 'tonikaku') ("de todos modos" – kanji: conejo y ángulo).
Es usado también para representar con kanji extranjerismos, en palabras tales como café (珈琲, kōhī?), club (倶楽部, kurabu) catálogo (型録, katarogu). Sin embargo, lo más usual es el uso del katakana para este tipo de palabras.
Por último, es común su uso para nombre de países que carecen de arraigo en la cultura japonesa como los ateji de Argentina (亜爾然丁, Aruzenchin), Italia (伊太利亜, Itaria) o España (西班牙, Supein). También es una práctica común el uso del kanji inicial como abreviatura de países. Así es que, por ejemplo, en una lista de películas siendo proyectadas, probablemente se indique el país de origen de la película mediante el primer kanji del ateji: 独 para Alemania (独逸, Doitsu), 仏 para Francia (仏蘭西, Furansu), 英 para Inglaterra (英国, Eigo), etc.
Sin embargo es importante remarcar que, exceptuando textos formales, lo más usual es utilizar katakana para escribir nombres de países.
Uso de kanji en Occidente
Aparte de la escritura de idiomas del este asiático, los kanji tienen poco o nulo uso en lugares donde domina el alfabeto latino. Popularmente, y por la complejidad de sus trazos y lo críptico que pueden llegar a ser, se utilizan como ornamentos, los cuales incluso alcanzan la cultura del tatuaje. Con base en la estética de los caracteres, también han sido utilizados como proyectos de diseño en las escuelas de la materia.