miércoles, 28 de enero de 2009

EL ARTE DEL "TE"

Las artes marciales surgieron como consecuencia del instinto de autoconservación del ser humano. Este instinto fue la causa de que el hombre primitivo, que vivía en cuevas y sobre árboles, desprovisto de armas efectivas, se defendiera de los ataques utilizando las manos, los pies u otras partes del cuerpo.E1 arte de autodefensa se desarrolló así de diversas maneras. En el Occidente se crearon el boxeo y la lucha. En el Oriente surgió el kempo, mientras que en Japón se originaron el judo, el yawara, el kendo y el aikido. Los okinawenses desarrollaron su propio arte particular de autodefensa; te quiere decir literalmente manos.Las principales características del karate-do de Okinawa están dadas por la utilización de los puños, dedos de los pies, codos y cantos de las manos. Sin embargo, en la práctica real, cualquier parte del cuerpo puede transformarse en arma vital. La forma en que se utilizan los puños o seiken en el karate-do de Okinawa puede considerarse peculiar de esta isla.Si bien las técnicas de mano abierta constituyeron una base fundamental en kempo, yarara y otras formas antiguas de autodefensa sin armas, en un libro histórico chino llamado Bub.ishi (Espíritu del Arte Marcial), en el que se menciona la utilización de las manos en kempo, se reconoce el mérito de la utilización de los puños. Kanryo Higaonna (nacido en 1853) estudió To-te (ver más abajo) durante más de diez años y enseñó estas formas en Okinawa, aunque cambiando las técnicas de mano abierta para adaptarse al método okinawense de utilización de los puños.El arte de TE antedata al del karate. En la literatura ryukyu se considera que TE existió antes de que se llevaran a cabo prácticas de karate de estilo chino o to-te, y que influenció el desarrollo del karate okinawense en el siglo XVIII. TE floreció durante la época de oro de la cultura de las islas Ryukyu bajo el dominio del rey Shohashi en el siglo XV. Durante este período los habitantes de Ryukyu realizaban un rico intercambio cultural con los países de Asia, desarrollándose el arte de TE como consecuencia de la absorción de características de las artes marciales de otros países, particularmente de China. El hecho de que hubo diferencias entre TE y los métodos chinos de autodefensa pueden descubrirse tanto en la poesía como en la historia.Un poema escrito por el eminente estudioso okinawense Teijunsoku (también llamado Nago Oyakata), cuya fecha de nacimiento (1663) antecede en noventa y ocho años a la primer práctica registrada sobre el método chino de autodefensa en Okinawa, hace una mención muy significativa sobre TE. En una parte del poema puede leerse:No interesa lo mucho que pueda uno sobresalir en el arte de TE, y en esfuerzos intelectuales, no hay nada más importante que el comportamiento y la humanidad observados en la vida diaria.La historia también registra que un destacado karateca de Okinawa llamado Sakugawa, que vivió en Shuri hace más de doscientos años, aprendió el arte marcial de To-te en China. Comúnmente se lo conocía como To-te Sakugawa, queriendo decir que era un maestro del estilo chino de autodefensa. Esta utilización del sobrenombre To-te como prefijo peculiar comprueba que entre los habitantes del archipiélago Ryukyu existió un arte marcial único en su género que se distinguió del to-te o método chino de autodefensa. Si no fuera así, Sakugawa se hubiera llamado Te-Sakugawa en lugar de To-te Sakugawa.El desarrollo del arte de TE se aceleró con el sojuzgamiento en 1609 del pueblo de Ryukyu llevada a cabo por el clan Satsuma de Japón. Este clan abolió en las islas Ryukyu la utilización de las armas y la práctica de las artes marciales. A posar de haberse impuesto esta prohibición durante más de trescientos años, el arte de TE no se perdió, ya que fue transmitido de padre a hijo en la clase samurai de Okinawa. El entrenamiento se llevaba a cabo en secreto; los devotos practicaban en lugares ocultos y remotos, reuniéndose entre la medianoche y la madrugada, por temor a ser delatados. El tener que practicar en secreto y con mucho riesgo no desalentó a quienes disponían de un espíritu marcial y emprendedor; al contrario, eran por ello inspirados a realizar mayores esfuerzos.Recién en el siglo XVII y principios del XVIII el arte del karate empezó a tomar forma a medida que el TE se unió al estilo chino de autodefensa para constituir los kata que se conocen actualmente en el karate. A través de la tradición oral y de la enseñanza personal, las ejecuciones secretas de los maestros chinos en el arte de la autodefensa llegaron a ser conocidas, integrándose de esta manera sus kata con TE. Una de las demostraciones más famosas fue dada por Kusankú, un chino cxperto en autodefensa, en 1761. Kusankú actuó utilizando habilidosamente sus pies y manos, dando así origen al kata Kusankú que se practica en Matsubayashi-ryu, un estilo que pertenece al método Shuri-te del karate.