domingo, 11 de abril de 2010

DISFISEN , DEFENSA PERSONAL PARA DISCAPACITADOS


El creador del Disfisen es D. Pedro Vera Nicolás, Maestro Internacional de Defensa Personal, cinturón negro 5º Dan de Yawara-Jitsu, natural de Murcia.
Pedro Valera es un apasionado de las artes marciales. Desde que tenía 13 o 14 años las practica con asiduidad, pero, desde hace algunos años, potencia su vena más solidaria. Ahora, ha patentado en Murcia un sistema de defensa personal para discapacitados.
«La técnica la he desarrollado yo. Se llama Disfisen, de disminuidos físicos y sensoriales. La patenté hace dos años y durante este tiempo la he estado perfeccionando. Lo que hago es ayudar a personas ciegas, sordas o en silla de ruedas a poder defenderse. Les enseño técnicas para combatir a un agresor, aunque éste lleve una pistola o cuchillos».
Lo que se hace es potenciar sentidos que tenemos menos desarrollados o que utilizamos poco. Por ejemplo, a un ciego le enseño cómo coger los brazos del atracador si éste le intenta agredir poniéndole la mano en el cuello o en la espalda.
La técnica de Pedro Valero está basada en el Yawara Jitsu, un arte marcial científico de origen español. Es maestro internacional de defensa personal y cinturón negro de Yawara Jitsu.
Sobre las clases que necesita cada alumno, Valera asegura que no hay un número determinado. «Cada uno tiene un progreso distinto».
Disfisen es el primer sistema de defensa personal del mundo adaptado a personas con minusvalías, son las siglas de Discapacitados Físicos y Sensoriales.
Disfisen en un sistema a nivel mundial, que consiste en mejorar el estado físico y neurocognitivo de quien lo practica. Permite recuperar condiciones perdidas y deterioradas.
Pedro empezó a desarrollarlo cuando sufrió una trombosis que mejoró mucho gracias a practicar este deporte.
Disfisen es un sistema de defensa personal que se ha adaptado a las posibilidades de cada uno. Aquí puedes encontrar más información: disfisen@hotmail.com
Este sistema se esta gestionando con éxito en personas que no padecen ninguna minusvalía, aportándoles con su práctica una gran velocidad de reacción ante cualquier agresión en la calle.